Surf para todos

La oportunidad de sentir el mar

    Cargando reproductor ...
21/07/2017

«Sobre todo y por encima de todas las cosas, hay que darle a todo el mundo la oportunidad de poder experimentar». Es lo que Noelia Pérez, coordinadora junto con Diego Álvarez de Surf para todos, lleva por bandera. Y con esa tónica nació su proyecto, que desde 2011 se tira a surfear con personas con discapacidad.

Las olas de La Laja acogen cada día a los alumnos y al equipo de Hopupu Surf Club, una escuela de surf que, mediante el proyecto Surf para todos, instruye a personas con diversidad funcional o en riesgo de exclusión social entre otros al bello arte del surfing. Su método, pionero en Canarias, da al alumno todas las facilidades que necesita para desarrollar el deporte teniendo en cuenta sus diferencias y, poco a poco, se las va quitando, favoreciendo así la autonomía personal y la superación de obstáculos. «Con las personas que motóricamente están afectadas, por ejemplo chicos con parálisis cerebral, también personas invidentes, y afectadas a nivel sensorial, motórico e intelectual, lo que hemos hecho es adaptar los apoyos, los recursos humanos y un método para facilitarles todos los movimientos del surf», expone el coordinador, maestro e instructor de surf Diego Álvarez. Noelia Pérez, maestra de Educación Especial con «toda una vida» de experiencia con personas con diversidad funcional, coordina también el proyecto, que define como una herramienta terapéutica a largo plazo que busca la evolución del alumno tanto en el deporte como a nivel interno.

«Verse capaces de coger la ola solos, de buscarla teniendo el cuenta el mar... Es un medio que químicamente nos ayuda a cualquiera, esa conexión con el mar, la tabla y el chico que llevamos al lado», cuenta Pérez, que lo considera un todo.

Un ejemplo del que se sienten muy orgullosos en Hopupu es Giovani Díaz: lleva cinco años con ellos y ha pasado de ser reacio a la arena a adentrarse en el pico y surfear de rodillas. Su madre, Laura Nuñez, se tiró al agua el jueves en una jornada abierta a los familiares y pudo comprobar la dificultad de este deporte. «Parece que no, pero cuesta, la verdad es que es un mérito ponerse encima de la tabla y le encanta», comenta Nuñez, mojada y exhausta por la sesión de surfing. La madre de Giovani valora este tipo de actividades porque dice que «son pocas» las alternativas que tiene: «Se me cierran las puertas en muchos sitios cuando les hablo de su diferencia». «El ser capaces de realizar cualquier actividad que se propongan, cuando se les da los apoyos necesario va rompiendo barreras», dice Pérez. Tanto ella como Álvarez sienten que aprenden de sus chicos cada día, y eso les llena.

  • 1

    ¿Le parece oportuno que la Armada exhiba las mayores maniobras del año en la playa de Las Canteras?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados