La movilidad capital, desde una guagua

    Cargando reproductor ...
13/05/2019

Todos los candidatos llegan con sus equipos de prensa y sus asesores a la cita en Manuel Becerra. Solo Javier Doreste, de Unidas Podemos, viene solo, aunque también es el único que se hace acompañar de un fotógrafo. Mientras esperamos a que la guagua abra sus puertas, el ambiente entre todos es cordial, lejos de las tensiones que se percibieron en las generales. Traen su bonoguagua Pepa Luzardo (PP) y Nardy Barrios (CC). Beatriz Correas (Ciudadanos) es más usuaria del taxi, y al final Luzardo acaba pagándole el viaje. «Esto es una buena señal», anticipa Pepa, bromeando sobre un posible entendimiento con Ciudadanos. A los demás, el billete se los abona la comitiva que nos acompaña.

Una vez en la guagua, en la línea 1, el debate se centra en la movilidad, desde el tráfico a la MetroGuagua, pero la querencia de todos es hablar de los carriles bici, que tanta polémica han generado en las últimas semanas. Como no hay reglas, todos hablan con todos, todos se aluden y se responden. Esto no es la radio ni la tele, con sus corsés técnicos. Es la vida cotidiana. Un pleno a bordo de una guagua.

Saca el tema Luzardo, al recordar a Pedro Quevedo (Nueva Canarias) un vídeo antiguo en que criticaba la creación de carriles bici durante el mandato de Juan José Cardona. Más tarde, Quevedo le respondería: «Se lo voy a explicar a Pepa Luzardo, que no lo sabe bien. El vídeo era porque Cardona pasó los carriles bici por la acera, perjudicando a los peatones y acababa en una prohibición de circular, para que el ciclista se estampara contra la señal. Ese tipo de tonterías era inaceptable».

En los primeros metros de recorrido se llega a un punto de consenso: todos coinciden en que es necesario reducir la presencia del vehículo privado en la ciudad. En lo que discrepan es en la forma de conseguir este objetivo.

Beatriz Correas toma la palabra. «La apuesta es un desastre porque no se hace desde el punto de vista global y no se tiene en cuenta a todos los agentes implicados», critica, «todo se basa en un plan de movilidad del año 2009».

Pero Augusto Hidalgo (PSOE) le recuerda que se trata de un documento respaldado «por todas las fuerzas políticas». Su diagnóstico es que hay que cambiar el paradigma de la movilidad. «Esta ciudad tiene un problema de tráfico porque en los últimos años no se hizo nada», denuncia. Pepa y Nardy no desaprovechan la ocasión para recordarle que «ahora está peor que nunca» y las dos coinciden en «repensar» la MetroGuagua y los carriles bici. Quevedo, entonces, les recrimina que su postura «va en la línea de mantener el vehículo privado», pero Correas insiste en que «se están cometiendo los mismos errores que antes».

Las tres candidatas reciben entonces el reproche de Unidas Podemos. Javier Doreste critica «a la derecha por apoyar el transporte público de boquilla, pero luego no lo quieren, se oponen a la MetroGuagua, al carril bici y a las peatonalizaciones». Y recuerda el plan de movilidad vertical para unir la parte baja y la alta de la ciudad.

Llegados a Santa Catalina, todos se bajan y vuelve a imperar la cordialidad. La política se mueve así.