Hidalgo asegura que la MetroGuagua avanza en plazo pero acepta las críticas

27/11/2017

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo (PSOE), ha dicho este lunes que acepta «cualquier tipo de duda o crítica» por las obras de la MetroGuagua y está «dispuesto a hablar con quien lo estime conveniente» del proyecto, que asegura se está desarrollando en plazo.

Hidalgo ha respondido así a las quejas de colectivos vecinales de las zonas de la ciudad afectadas por esos trabajos que han acusado al Ayuntamiento de retrasos en unas obras que, sin embargo, el edil ha asegurado que "lentas no van".

Porque "estamos cumpliendo todos los plazos que nos habíamos marcado y, por tanto, estamos en tiempo y forma, cumpliendo los objetivos de los tramos que hemos ido sacando a concurso. De hecho, ya quisieran en otros sitios los proyectos de este calibre llevarlos al ritmo que nosotros los llevamos", ha argumentado.

Aunque ha añadido que entiende que "el que haya gente que discrepe es legítimo", ya que "estamos en una sociedad democrática".

Por ello, se ha declarado "dispuesto a hablar con todo el mundo" y "eso es exactamente lo que estamos haciendo, estamos discutiendo tramo por tramo, hasta cómo va a ser el impacto y el desarrollo de las obras", ha afirmado.

Hidalgo asegura que la MetroGuagua avanza en plazo pero acepta las críticas

Además, ha considerado que, en el marco de distintas acciones informativas sobre el proyecto que se vienen llevando a cabo para explicarlo a diferentes sectores de la población, "hay un amplio consenso en todas las reuniones que se están produciendo en que el resultado final es envidiable para la ciudad".

Pues lo que se pretende generar merced a la implantación de ese nuevo medio de transporte rápido "es una transformación completa del tejido urbano, humanizando esta ciudad y convirtiéndola en una ciudad del siglo XXI, con un medio de transporte que nos coloca en el lugar que nos correspondía como una de las grandes capitales de España", ha sentenciado.

Prueba de ello es, según el alcalde, el cambio que se está propiciando en el entorno del paseo Blas Cabrera de Felipe del barrio de San Cristóbal.

Una zona donde Augusto Hidalgo ha querido mostrar hoy a los medios de comunicación las obras que están ejecutándose para posibilitar que pase por allí la MetroGuagua, que ha explicado también al rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Rafael Robaina, porque afectarán de manera especial a quienes estudian y trabajan en la Facultad de Ciencias de la Salud.

Hidalgo asegura que la MetroGuagua avanza en plazo pero acepta las críticas

Ya que el proyecto va a «conseguir que se mejore la movilidad en este entorno, garantizar que los estudiantes de la universidad, en el futuro inmediato de este campus, puedan venir sin ningún tipo de problemas, tanto en MetroGuagua como en bici o andando, porque estará perfectamente comunicado», ha sostenido.

Y ha subrayado que la iniciativa irá más allá, porque con ella la ciudadanía que vive en los alrededores «va a ganar un espacio que se va a ensanchar», en la medida en que «va a convertir en un bulevar Blas Cabrera Felipe, generando lo que se ha llamado un balcón hacia el mar que van a tener todos los vecinos de esta zona de la ciudad y espacio para un carril bici y para los peatones».

Con lo cual «ganarán todos los vecinos una mejora de su entorno urbano gracias a esta obra», ha concluido el alcalde, que ha apostillado que ese es un ejemplo de que, «como se ha dicho en muchas ocasiones, la MetroGuagua no es simplemente un medio de transporte nuevo, no es solo una apuesta de movilidad, es una apuesta de transformación del entorno urbano».

El planteamiento de Augusto Hidalgo ha sido respaldado por Rafael Robaina, que ha alabado el proyecto porque «viene a mejorar las capacidades que tienen los estudiantes y el profesorado, así como el personal de servicios, para trasladarse hasta aquí en un sistema de transporte relativamente rápido y ágil», al tiempo que se promueve «una mejora sustancial en el entorno».

Desde esa posición, el rector ha pedido paciencia a los usuarios de la Facultad de Ciencias de la Salud que se han quejado por los inconvenientes que provocan los trabajos que se llevan a cabo en la zona, ya que «es muy difícil ajustar una obra de esta naturaleza a un periodo que no moleste a nadie».

Puesto que, «si todo va bien, según el calendario que tienen de desarrollo de las obras, en junio del año que viene ya tendríamos las ventajas de haber sufrido estos meses de inconvenientes por desarrollar algo que es absolutamente necesario», ha agregado.