Grupos de vecinos tratan de frenar la MetroGuagua

25/08/2017

Porque «no tienen garantizado el presupuesto», porque «no es un proyecto sino un bosquejo» y porque «no se sabe cómo han adjudicado las obras de Pío XII». Por estos y otros motivos, una veintena de vecinos organizados de Ciudad Jardín y Las Alcaravaneras trabaja para intentar paralizar el proyecto de la MetroGuagua.

ETIQUETAS:

La prohibición de circulación al vehículo privado en un tramo de la calle Galicia, el cambio de sentido de una parte de Manuel González Martín, la reducción a dos carriles en la plaza Milton o la conversión de Gabriel Miró en una calle sin salida son los principales modificaciones que la MetroGuagua impondrá en la zona de Ciudad Jardín y Alcaravaneras.

Las asociaciones vecinales de los barrios afectados, Defensa de Ciudad Jardín y Alcaraván, se reúnen desde hace unos meses para debatir cómo paralizar el proyecto de la MetroGuagua, al que se oponen «radical y frontalmente», según las palabras de su portavoz Mario Hernández Sanginés. «La vamos a intentar paralizar, no hay presupuesto, no hay proyecto y sobre todo va a perjudicar a la ciudad, a estos dos barrios y a Mesa y López», subrayó Hernández, que también se pregunta cómo afectará a los taxistas y a los comerciantes de las calles afectadas. La próxima semana se reunirá con la representación de los empresarios de la automoción, con las cooperativas de taxistas y con algunos representantes políticos. Los vecinos dicen contar ya con el apoyo del Partido Popular, de Unidos por Gran Canaria y de Ciudadanos, a la espera de reunirse con otros líderes políticos como Pablo Rodríguez (CC), quien sí mostró su apoyo al proyecto recientemente.

Tras reunirse con el concejal de Movilidad, Hernández Sanginés asegura que nadie les ha facilitado los planos del proyecto, algo que también han denunciado los partidos de la oposición en el Ayuntamiento.

Estudios de impacto. El colectivo vecinal también denuncia la falta de estudios de impacto de la futura MetroGuagua: «¿Y qué va a pasar con los taxistas de Mesa y López? No han hecho un estudio económico, ni el más mínimo detalle de impacto ambiental tampoco, que lo hay. Si tú destruyes una zona como es la de Ciudad Jardín y Alcaravaneras, donde hay un entorno sostenible, con árboles, tendrán que tirarlos para que esto pueda funcionar y puede que hasta viviendas, ¿dónde ponemos a esa gente a vivir?». Defensa de Ciudad Jardín y Alcaraván, que cuentan con la colaboración de un grupo de técnicos que se reúnen en el Colegio de Ingenieros para analizar este tema, realizarán diferentes actos el próximo mes para informar a la ciudadanía de lo que ellos consideran la falta de información de un proyecto de tal calibre un acto de «cara dura impresionante». «Haremos varios actos informativos para toda la ciudad. Tenemos otro acto previsto para finales de octubre que lo haremos aquí en un local mas grande, en la iglesia de Sagrada Familia con capacidad para 400 personas para que participen y se informen», detalló Mario Hernández.