El Ayuntamiento destina parte del dinero previsto para vestuario a cinco dispositivos de videovigilancia

Entre las cámaras y los pantalones

16/09/2017

El Ayuntamiento usará una parte del dinero previsto para el vestuario de la Policía Local para pagar cinco cámaras de videovigilancia. El gobierno asegura que esto no afecta a la uniformidad del cuerpo pero la oposición y los sindicatos discrepan. Además critican que de las seis cámaras que hay en Santa Catalina, solo funcionan tres.

Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento ha impulsado una modificación de crédito por un valor de 48.290,73 euros que detrae de la partida de vestuario para la Policía Local con el fin de costear la instalación de cinco cámaras de videovigilancia en tres puntos «con alto nivel de conflictividad», según se desprende en la memoria de la modificación de crédito. En concreto, se trata de las dos de la plaza de La Música, la de San Bernardo con Cano, y las dos de la plaza de Canarias.

El documento señala que no se puede demorar hasta 2018 la instalación de estas cámaras «por la necesidad de extremar sin ninguna dilación las medidas de seguridad». Y aclara que la partida no afectará a la compra de vestuario por tratarse de una «cantidad no comprometida» y porque el Ayuntamiento ya va a invertir más de 370.000 euros en la adquisición de vestuario.

Sin embargo, la operación crediticia ha sido criticada por los sindicatos UGT y USPB, que denuncian que con las carencias de medios y recursos materiales que tiene el cuerpo, el Ayuntamiento les vaya a detraer dinero para financiar las cámaras.

A los representantes sindicales les molesta además que las actuales videocámaras no funcionen de manera correcta. José Antonio Alonso, de UGT, explicó que ayer de las seis pantallas que hay en Santa Catalina, tres estaban fundidas en negro. «¿Para qué quieren más?», se preguntaba el secretario de UGT en la Policía Local, quien también criticó que las cámaras no están conectadas al Centro Municipal de Seguridad y Emergencias (Cemelpa).

Sin embargo, la directora de Seguridad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Eulalia Guerra de Paz, aseguró que las cámaras estaban funcionando y que si alguna falla puede ser debido a un problema operativo puntual, que deberá estar en fase de reparación. «Que no se vean en el Cemelpa no significa que no funcionen», aseguró Guerra de Paz, quien reconoció que hay problemas de compatibilidad con el Cemelpa para conectar las cámaras de videovigilancia actuales.