El proyecto Educa, bajo mínimos por falta de apoyos económicos

23/12/2019

La iniciativa que atiende a más de 100 menores en riesgo de exclusión de Las Rehoyas y El Polvorín se ve abocada al cierre después de 18 años de funcionamiento por la falta de respuesta a sus solicitudes de subvenciones. Desde enero solo realizará actividades puntuales con voluntarios.

El proyecto Educa lleva 18 años trabajando con menores en riesgo de exclusión social de los barrios de Las Rehoyas y El Polvorín a los que ofrecen refuerzo escolar, actividades de ocio y educación de calle. Sin embargo, la falta de apoyo económico y la lentitud de las instituciones públicas a la hora de resolver las subvenciones solicitadas va a dejar bajo mínimos el funcionamiento de esta iniciativa, que se desarrolla desde la Asociación Cultural para el derecho a la Educación (Acude), pues a partir del 1 de enero de 2020 su actividad se limitará a actividades puntuales desarrolladas por voluntarios.

Estos hechos que se denuncian desde la junta directiva de Acude son ratificados por Benito Aguiar, coordinador del proyecto Educa, que el 31 de diciembre se verá abocado al paro junto a la educadora que realiza el trabajo de calle con los menores del barrio y que son los dos únicos contratados que tiene esta iniciativa, ya que el resto de las personas que se implican en las actividades son voluntarios y colaboradores.

Explica que «presentamos una subvención al Gobierno de Canarias, parecida a la de años anteriores» que dirigieron a Asuntos Sociales. Pero «este año dijeron que no era de Asuntos Sociales» y que «las actividades» para las que requerían esa ayuda correspondían «a otro departamento y se lo quitaron de encima».

«Presenté alegaciones pero no me han contestado todavía», dice en alusión a los 22.000 euros que habían solicitado al Ejecutivo regional para poder continuar con el proyecto en 2020. Algo que ahora se muestra como un imposible «al no tener ese dinero con el que contábamos, porque el año anterior sí que nos dieron esa subvención», en concreto algo más de «10.000 euros, que fue lo que pedimos porque era lo que necesitábamos», apunta.

Asegura que en sus alegaciones recordó que tanto las actividades que desarrollan como los objetivos que se marca el proyecto tienen un carácter social. «Trabajamos en los barrios de Las Rehoyas y El Polvorín con pibes con necesidad, no es que hagamos jueguitos con ellos sino que el fin es poder transformar su realidad», expone.

Y es que, como se recuerda desde la junta directiva de Acude, «este proyecto atiende en la actualidad a más de 100 menores en riesgo de exclusión social de los barrios de Las Rehoyas y Polvorín, trabajando con ellos desde el apoyo escolar, actividades lúdicas, educación de calle y acompañamiento socioeducativo y familiar».

Aguiar no sabe si es que el Ejecutivo regional «este año no tenía dinero» porque señala que «a muchas asociaciones se le denegaron» también este tipo de ayudas económicas argumentando las mismas razones.

Asimismo se queja de la lentitud a la hora de resolver ayudas que sí se les han concedido, como es el caso del Cabildo de Gran Canaria, «que la presentamos en marzo y la ingresaron en diciembre», y explica que «ahora he presentado tres subvenciones que se van a resolver en enero para ver si podemos continuar el año que viene». Pero de momento, afirma, «la realidad es que los dos trabajadores nos vamos al paro» y el proyecto va a quedar «en mínimos» tal vez «con una actividad al mes».

Aguiar destaca que esta tardanza a la hora de recibir el apoyo económico de los organismos oficiales les ha obligado a seguir en marcha con la única ayuda de la junta directiva de Acude, que ha hecho «un esfuerzo grandísimo».