El carril bici de Malteses asfixia a las Dominicas

07/05/2019

El colegio denuncia que unas 1.500 familias están afectadas por la eliminación de aparcamientos en la vía y recuerda que tiene 180 alumnos de entre 3 y 5 años.

La implantación del carril bici en la calle Malteses -incluido en el itinerario 3 de la nueva red ciclista de la capital grancanaria- ha supuesto la eliminación de las plazas de aparcamiento de esta vía y ha generado con ello «un problema muy gordo» para las familias cuyos hijos e hijas estudian o practican deporte en el colegio San José Dominicas que se ubica en el corazón del barrio de Triana, denuncian desde el propio centro educativo.

La eliminación de estas plazas de estacionamiento supone que muchos padres no dispongan de un espacio en el que parar su vehículo para acercarse al centro a dejar a sus hijos, sobre todo a los de menor edad.

«El problema que tenemos es que han dejado el colegio colapsado», indica la Madre Pino, responsable durante muchos años de la dirección del centro educativo. «Ningún padre puede acercarse a los alrededores del colegio», indica.

Señala que «antes podían dejar el coche en la esquina del Gabinete Literario, pero ahora con el carril de bicicleta ni eso».

Explica que el centro cuenta con «500 alumnos en el club deportivo, del cual yo soy la presidenta», niños y niñas que acuden desde otros centros y de diferentes barrios de la ciudad. Además de que en el colegio «hay 1.000 alumnos».

Apunta que tanto la actual directora como los representantes de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del centro «van a pedirle hora al alcalde porque es que nos han dejado completamente asfixiados» pues «no hay manera de que a un niño de tres años lo dejen sus padres en los alrededores». Y recuerda que al colegio acuden 180 escolares de entre 3 y 5 años.

Afirma que «no se puede aparcar cerca del colegio» y esto afecta en conjunto a más de 1.500 familias desde primera hora, pues a las ocho de la mañana entran a clase los alumnos de Primaria y media hora más tarde los de Secundaria e Infantil.

Pero asegura que el mismo problema se vuelve a vivir a las cuatro de la tarde «cuando sale todo el colegio» y entran los alumnos que acuden al club deportivo, «de cuatro a ocho y media».

Por eso desde el centro concertado demandan «que nos busquen una solución como sea porque esto es imposible», e insisten en que son más de un millar las familias perjudicadas.