Defensa sella la devolución del Canarias 50 y de parte del Arsenal

10/03/2019

El Ayuntamiento consigue la «decisión política» del Ministerio que permitirá recuperar parte de la zona militar de La Isleta, el terreno de la zona deportiva del Ejército en San Francisco, y el retranqueo de 20 metros de la Base Naval. Solo faltan los informes técnicos y coste del traslado

El Ministerio de Defensa tomó la «decisión política» de devolver a Las Palmas de Gran Canaria los terrenos del Regimiento de Infantería Ligera Canarias 50, la pista deportiva del barrio de San Francisco y parte del espacio de la Base Naval –concretamente 20 metros– para el retranqueo de la misma.

Este hecho fue confirmado días atrás tras una reunión en Madrid, en la sede del Ministerio, en el que el Ayuntamiento de la capital estuvo representado por el alcalde Augusto Hidalgo, Javier Doreste, concejal de Urbanismo, y José Setién, jefe de servicio de la concejalía.

Las negociaciones se iniciaron con Pedro Morenés al frente del Ministerio de Defensa

El hecho se concretó en los últimos días, después de unas largas negociaciones que arrancaron cuando Pedro Morenés era ministro de Defensa, continuaron con María Dolores de Cospedal y se han cerrado ahora con Margarita Robles en esa cartera.

Los plazos en los que se hará efectiva la recuperación de ese espacio por parte de la ciudad todavía no están claros, pero según los responsables de Urbanismo debería ser suficiente con unos tres meses.

Tras la toma de la decisión política solo falta la burocracia. Ahora mismo los técnicos de ambas instituciones están trabajando en los informes correspondientes para sellar los tres convenios en los que trabajan, documentación previamente trabajada por el gobierno municipal de Las Palmas de Gran Canaria. Esta fase técnica es la única que queda por concretar.

En esos informes, Defensa todavía tiene que definir el traslado definitivo de los materiales que tiene en las instalaciones de La Isleta, en los que al parecer hay más de lo que en un principio se creía. Además, queda por establecer qué cantidad económica debe dedicar a ello el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, porque en el acuerdo hay una compensación establecida como es habitual en este tipo de convenios.

El proyecto del gobierno de la ciudad para esa zona del Canarias 50 es la de crear en esa zona de La Isleta, próxima a El Sebadal, un parque de ocio y deportivo. Además, eso conllevará la reordenación del tráfico en la zona con el propósito de oxigenar un punto habitualmente conflictivo.

Retranqueo

A falta de noticias sobre la recuperación total del espacio de la Base Naval, Las Palmas de Gran Canaria sí que ha conseguido el retranqueo de la fachada del Arsenal. En concreto, la ciudad robará 20 metros a la instalación militar, cruzando el umbral de su puerta y situándose en la entrada del Museo Naval que acoge la instalación y que es un gran desconocido para los ciudadanos de la capital.

La finalidad de esa obra, además, es completar la nueva ordenación que la zona de Mesa y López va a disponer con las obras, todavía en plena ejecución, de la MetroGuagua. Un camino que a su vez se funda con el nuevo entorno de la zona trasera de Santa Catalina, en el que se pretende vincular más al ciudadano con el mar.

La otra pata del acuerdo es la recuperación de la zona donde el Ejército tiene en la actualidad una pista deportiva en el barrio de San Francisco. Esa zona está justo detrás del mirador de la Punta del Diamante, donde el Ayuntamiento prepara una rehabilitación que forme parte de su red de miradores. Lo que no entra dentro del acuerdo son algunas viviendas de militares que seguirán allí presentes.