Catorce incendios en siete meses

29/08/2019

La asociación de vecinos de San José denuncia los repetidos actos vandálicos que sufre el colegio Carlos Navarro Ruiz, un espacio que reclama para el barrio. Solicita que al menos se tapien sus accesos para impedir que continúe su deterioro.

«Este es un colegio con historia, tiene 110 años», señala José Alemán, antiguo alumno del Carlos Navarro Ruiz y actual presidente de la asociación de vecinos del barrio capitalino de San José, mientras recorre las estancias de un centro «que se cerró en 2011 porque no había niños» y que muestra las heridas causadas por los numerosos incendios que ha venido sufriendo desde que cesó su actividad. El último el pasado viernes 23, pero «ha habido catorce en los siete meses que llevo en la asociación», asegura.

Apunta que el colegio, «que desde 2013 es de propiedad municipal», es un espacio que se ha venido reclamando para uso de los vecinos de un barrio «que solo tiene un campo de fútbol, una plaza de 3x3 y este colegio». Y pone como ejemplo de la carencia de espacios que existe en la zona el hecho de que «contamos con una batucada de 25 años que se va a la montaña, a San Juan, a ensayar».

Además, recuerda que «el club de lucha canaria Adargoma», que se fundó en 1926, «está en Pedro Hidalgo porque no hay un sitio en San José». Y también indica que «en el barrio hay nueve colectivos que pagan el alquiler de locales» y que podrían beneficiarse de estas dependencias.

Explica que en un principio se les negó el uso de las antiguas instalaciones educativas porque en el patio «se había caído un muro de contención». Añade que entonces se solicitó que se cerrara el acceso a esa zona para poder utilizar el resto de unas dependencias, «que son más grandes de los que parece» pues cuentan con «64 aulas», que en ese momento «no tenían problemas en su estructura, estaban en perfectas condiciones».

Sin embargo, afirma que sus peticiones han caído en saco roto a pesar de que «tenemos los medios para adecentar» una parte del centro y para que se puedan realizar actividades con los vecinos, «pues tenemos empresas que nos ayudarían».

Sin embargo expone que la idea es que este espacio acoja la Universidad Popular que en la actualidad está el barrio marinero de San Cristóbal, un proyecto que dice se dotó con 1,6 millones «de los presupuestos Edusi de la UE». Pero comenta que esa inversión se «ha desviado» porque había que «justificarla en 2020» y «no lo han podido hacer».

«Al final ni un cosa ni otra», se lamenta al hablar de un espacio que sufre las acciones vandálicas de un grupo de menores que cada fin de semana lo usan para hacer botellón y que han encontrado en el fuego un peligroso entretenimiento. «Hay un grupo de niños de entre 15 y 16 años» de un barrio cercano que «son los que pegan fuego y luego se sientan frente al colegio a grabar cómo vienen los bomberos a apagarlo», denuncia.

Apunta que debido a la frecuencia de estos incidentes «solicité al Ayuntamiento que cortara los suministros de la parte eléctrica y de la de agua».

Añade que el colegio ha sido desmantelado pues «se llevaron todo el aluminio y las placas fotovoltaicas», éstas últimas «una empresa a la que denuncié».

Además, la asociación vecinal se queja de que en las instalaciones del colegio se encuentra aún «mucha documentación personal» perteneciente al antiguo alumnado que nadie ha tenido a bien retirar. Por eso han solicitado que actúe la administración a la que le corresponda. «Hay fotos, actas, notas» y mobiliario y mucho material escolar, especialmente «libros de texto» que entiende podrían aprovechar otros colegios.

Por todas estas circunstancias, el representante vecinal reclama al Ayuntamiento que clausure los accesos a un colegio que ahora está abierto y acoge a personas que pernoctan en él, aunque gracias a ellas «se ha parado la cosa», porque afirma que «antes había conatos todos los días».

Así, pide que se «tapien los accesos», pero dice con ironía que si «comprar bloques y cemento» es un coste que el Consistorio no puede afrontar, al menos que «suelden las puertas, que son todas de hierro» para «no ponérselo fácil al que venga». Por último anuncia que la asociación «preparó una demanda en marzo y ahora vamos por lo penal».

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados