Entrevista con el presidente del Cabildo

Antonio Morales: «Las ayudas irán de forma ágil y sin excesiva burocracia»

07/09/2019

El presidente insular reconoce que ha pasado un agosto bastante duro con los tres incendios forestales decretados pero, a su vez, se alegra de que las consecuencias de los mismos no han sido tan nefastas como se llegó a prever. Anuncia ayudas y medidas para recuperar la isla e invita al ciudadano a consumir productos locales para evitar el abandono de las zonas rurales.

— El balance de los incendios parece ser alentador a pesar de la crueldad de las llamas.

— La comunicación ha sido uno de los elementos fundamentales para llevar a la ciudadanía en tiempo real todo lo que ocurría en el incendio y por eso planteamos un pleno con doble información: la explicación de todos los procesos y las medidas que hemos adoptado para la reactivación económica y medioambiental de las zonas afectadas. Federico Grillo fue transparente hablando de los peligros que se corrieron, pero tranquilizador a la hora de evaluar la catástrofe que ha arrojado daños menores de los esperados. Después de la tensión y preocupación que pasamos, podemos afrontar con firmeza retos de futuro como la reactivación y revitalización de la zonas afectadas.

— Usted anunció hidroaviones mientras Federico Grillo dijo que lo mejor eran los helicópteros...

— Federico Grillo dijo que prefería los helicópteros, pero si también venía un avión, pues bienvenido sea. Nosotros preferimos los helicópteros, claro está, pero creemos que es muy positivo que Canarias entre dentro de las ciudades españolas en las que hay base para los 11 hidroaviones de los que dispone el Estado y que van rotando durante el año. Nosotros contamos con unos profesionales extraordinarios, con una capacidad y cualificación enorme y que son referencia para el conjunto del Estado y eso nos transmite una gran seguridad. Aquí se hace una gran labor de prevención durante todo el año de forma real, pionera y que es referente a nivel nacional. Apoyamos a nuestros técnicos y no hay discrepancias de ningún tipo. Tenemos claro que los helicópteros son mucho más operativos, pero si además podemos disponer de una base de hidroaviones, no dejaremos pasar la oportunidad. Cuantos más medios, mejor.

— ¿De qué errores hay que aprender?

— Eso tienen que plantearlo los técnicos y, desde el punto de vista político, dimos un paso a un lado para que fueran ellos los que intervinieran durante el fuego. Yo apenas aparecí en los medios para que fuera Grillo el que mandara su mensaje a la población. Poner en marcha un operativo con 1.000 profesionales, sin que haya habido bajas y trabajando en núcleos donde había censadas 10.000 personas y con una excelente coordinación entre instituciones... todo ello considero que arroja un resultado bastante positivo. Hay cosas que mejorar, pero insisto en que el balance general ha sido positivo.

«La salida de Ibarra supone un alivio porque no es fácil trabajar con una persona que anunciaba constantemente una moción de censura»

— ¿Cuándo llegarán las ayudas a los colectivos afectados?

— Detrás de todo esto hay un plan de reactivación económica de las zonas rurales que es muy ambicioso y que se ha puesto ahora sobre la mesa por las circunstancias, pero que llevamos trabajando en él desde hace mucho tiempo. Los ciudadanos somos especialmente sensibles con la cumbre ante situaciones sobrevenidas como esta, pero después la tendencia es volver a la normalidad y la olvidamos. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dice que tenemos que producir un 50% de lo que consumimos y solo llegamos al 20% y eso se consigue consumiendo productos locales. Tenemos que concienciarnos de que la mayor tarea preventiva para evitar tragedias es recuperar el mundo rural. Destinaremos recursos para dinamizarlo, hay un plan de rehabilitación de las vías, un plan de empleo para la cumbre, otro con Foresta y después están las ayudas que llegarán a la ciudadanía de forma más ágil, sin excesiva burocracia y a través de los ayuntamientos.

— ¿Cómo fue la convivencia y coordinación entre Gobierno y Cabildo cuando se pasó del nivel 1 al nivel 2?

— La dirección de la extinción fue siempre del Cabildo, pero luego fue compartida con el Gobierno de Canarias. Hubo una enorme coordinación entre todos los técnicos.

— ¿Qué imagen, frase o momento de esta emergencia le ha rondado más la cabeza en la última semana?

— Hay imágenes reales que uno siempre recordará pero las peores son las que fabrica tu propia mente. Muchas veces me vinieron imágenes terribles del fuego destruyendo poblaciones enteras y afectando a personas, es duro, pero era un drama que fabricaba mi propia mente.

— El fuego ha reabierto viejos debates como el cierre del parque de bomberos de Tejeda. ¿Abordará este asunto?

— Cuando uno entra en las redes lee barbaridades, muchas de ellas mal intencionadas y con mala baba y otras también fruto de la ignorancia. Muchos también introdujeron debates con fines sindicalistas. Respecto a su pregunta, los bomberos expresaron su voluntad de entablar un diálogo sereno y yo recojo ese guante en nombre del Consorcio de Emergencias. Nunca he renunciado al diálogo y estamos en la parte más importante que tiene que afrontar el Consorcio en los próximos años, que es atender de forma preferente las mejoras logísticas de equipamiento y desarrollo de los parques y también la estructura de mando. Por ahí tenemos que empezar. El parque de Tejeda se cerró en el anterior mandato tras una decisión del Consorcio y no del Cabildo. Tiene que haber un diálogo de respeto, no de imposición, y debe de producirse una cesión por parte de todos.

— En el último pleno adelantó propuestas para mejorar las condiciones de los equipos Bravo y Presa.

— Efectivamente, adquirimos el compromiso de que los Bravo estén operativos 10 meses y medio al año antes de finalizar la legislatura y lo haremos lo antes posible. Con lo Presa también apoyamos que sean considerados bomberos forestales, aunque es algo que no depende solo del Cabildo. Nos comprometemos a canalizar esta inquietud al Parlamento y al Gobierno. Tiene que haber un estatuto de bomberos forestales a nivel autonómico. Hoy [por ayer] me reuní con Recursos Humanos del Cabildo y le planteé estas cuestiones.

— ¿Cómo ha digerido comentarios de figuras críticas con el Cabildo como, por ejemplo, el Padre Báez?

— A mí este tipo de cantamañanas irresponsable no me produce nada. Me preocupa que sus superiores jerárquicos no tomen de manera definitiva una decisión contundente sobre personas como él que, incluso, han sido condenados por la Justicia. Ha tenido que pagar multas cuantiosas y me preocupa que no se le ponga coto a este personaje que genera un problema social enorme a base de difundir desinformación y usa su poder para inducir a sus seguidores a determinados comportamientos que pueden ser peligrosos. Hay que tener mucho cuidado con él. De resto, acepto la crítica con responsabilidad, los desalmados no me preocupan.

— Cambiando de tercio, ¿cómo valora la marcha de Luis Ibarra del Cabildo?

— Para mí supone un alivio porque no es fácil trabajar con una persona que ha estado anunciando de forma constante una moción de censura. Niego que haya tenido un enfrentamiento con él ya que he defendido siempre un pacto de progreso, pero él era el que decía que quería una moción de censura, gobernar y pactar con el PP. Es un alivio porque yo prefiero, de verdad, trabajar con un equipo compuesto con gente que va de frente.

— Eso sí le pasó con Torres...

— Efectivamente. Trabajé con el actual presidente canario sin problemas y todo salió perfecto. Pero con Ibarra no fue lo mismo. No fue un problema con el Partido Socialista, sino directamente con Luis Ibarra.

— ¿Qué sensación le transmite el hecho de que el PSOE haya relegado de la portavocía a Isabel Mena?

— No soy quien para valorar cuestiones internas de otro partido. No quiero decir nada que produzca interferencias y generen discrepancias innecesarias.

— Se comentó incluso que fue usted quien sugirió el cambio en la portavocía...

— Me parece un comentario totalmente simplón por parte de alguien del Partido Popular. Fue tan simplón que sólo lo hizo Marco Aurelio Pérez y nadie le hizo seguimiento a tal disparate.