La denuncia en Fiscalía contra Morales es de «un testaferro»

21/03/2018

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, ha achacado a un «testaferro de La Provincia» la denuncia presentada en la Fiscalía de Las Palmas sobre presuntas irregularidades en la gestión económica del Consistorio de Agüimes en 2013 recogidas en un informe de la Audiencia de Cuentas de Canarias.

El presidente del Cabildo desconoce la identidad de quien ha denunciado ante la Fiscalía Provincial las presuntas anomalías administrativas detectadas por la Audiencia de Cuentas de Canarias en la gestión económico-financiera del Ayuntamiento de Agüimes en el ejercicio 2013, aunque tiene claro que se trata de «un testaferro del periódico La Provincia».

Así respondió ayer Antonio Morales al ser preguntado sobre la denuncia «anónima» desvelada en «una información singular» del citado diario, que no cita al denunciante y «parece especialmente interesado en dañar mi imagen».

El presidente del Cabildo explicó que continúa armando con su abogado la denuncia de conciliación que ha anunciado que va a presentar contra el mencionado periódico y que «ahora le autorizaré a personarse en Fiscalía para saber quién» la persona que le ha solicitado que investigue si del informe de la Audiencia se deduce algún tipo de irregularidades penales.

«Estoy absolutamente tranquilo», declaró Morales, quien insistió en que los técnicos de la Audiencia de Cuentas que fiscalizaron la gestión del Consistorio de Agüimes en 2013, cuando él era el alcalde de ese municipio, no encontraron viso alguno de ilegalidad y subrayó que estaban obligados a acudir a los tribunales de justicia si las hubiesen detectado.

Morales enmarcó la denuncia en «una campaña con la clara intención de dañar la imagen personal e institucional» del presidente del Cabildo y del Gobierno insular. «Es difícil hacerle frente a seis o siete portadas de un medio de comunicación que insiste en una burda manipulación», indicó al respecto.

En democracia, mantuvo Antonio Morales tras presentar en la Casa Palacio un acuerdo con la Casa de Galicia en Gran Canaria, «no se pueden permitir esos ataques a personas manipulando la verdad».