Gran Canaria abre las puertas al turismo con la artesanía

    Cargando reproductor ...
19/02/2018

La artesanía canaria es una expresión de identidad única y excepcional que a través del turismo puede darse a conocer dentro y fuera del archipiélago. Es por eso que la FEDAC y el Patronato de Turismo grancanario han lanzado la campaña ‘Las manos de Gran Canaria’, para fomentar este oficio audiovisualmente en internet.

ETIQUETAS:

Apoyados por el Cabildo de Gran Canaria, La FEDAC y el Patronato de Turismo, lanzan esta iniciativa con el fin de difundir el trabajo artesanal de la isla más allá de nuestra frontera.

La artesanía consigue que el «turista se lleve un regalo excepcional que tiene que ver con nuestra historia», explica Inés Jiménez, presidenta del Patronato de Turismo. De tal manera que este hecho «nos distingue como pueblo» y se convierte en la oportunidad para darnos a conocer.

Así lo ha reconocido también, Minerva Alonso, consejera de Industria y Artesanía del Cabildo, en la presentación del proyecto ‘Las manos de Gran Canaria’.

Una campaña que lanzará semanalmente en redes sociales un vídeo de cada artesano, dedicado a la cantería, los telares, la alfarería, los calados, la cestería y la cuchillería. Una iniciativa que se podrá seguir en las páginas de la FEDAC y en los canales habituales de promoción turística del Cabildo de Gran Canaria y cuyo objetivo es «traspasar fronteras a través de los relatos», añade Minerva.

.

Gran Canaria abre las puertas al turismo con la artesanía

Relatos que para el alfarero Delfín Díaz significan mucho porque «pueden comunicar de verdad el valor que tienen estos oficios». Una oportunidad que agradece a las instituciones implicadas porque considera que «acercar estos productos al exterior se ha convertido en algo indispensable para la artesanía».

Aunque descubrió el barro a los 11 años en una actividad cultural que desarrolló en su pueblo, Montaña de Guía, confiesa que nunca ha podido vivir de ello. Sin embargo, se muestra optimista y espera «poder dedicarme únicamente a este oficio» a partir de ahora, aunque asegura «que es un proceso muy difícil y laborioso que ha cambiado su sistema de producción, porque lo que antes se usaba como loza doméstica, ahora es un producto de souvenir».

Igual de optimista, se muestra Blanca Rosa Sosa. Se dedica al calado desde los 17 años pero asegura que «la ilusión es la misma que cuando empecé». Una profesión que heredó de su abuela y que «pasaré a mis nietos».

  • 1

    ¿Le parece oportuno que la Armada exhiba las mayores maniobras del año en la playa de Las Canteras?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados