El vertedero de Salto del Negro duplica su vida con 4 celdas más

17/05/2019

El Órgano Ambiental aprueba un aumento de la capacidad de vertido de 2,24 a 4,74 millones de metros cúbicos. Tras la clausura, los residuos tratados en la capital se llevarán a Juan Grande.

Quince meses después de que el Gobierno de Canarias archivara la modificación sustancial de la autorización ambiental integrada del Ecoparque Norte que el Cabildo había iniciado en julio de 2016, invitándole a someter su aprobación al Órgano Ambiental de Gran Canaria previsto en la Ley del Suelo, la declaración de impacto del proyecto ha obtenido la luz verde de este órgano, constituido el pasado octubre por el Cabildo.

La modificación de la autorización ambiental de las instalaciones de Salto del Negro pretende extender su vida útil abriendo cuatro nuevos vasos de vertido de residuos que duplicarán la a capacidad máxima actual, que pasará de 2,24 a 4,74 millones de metros cúbicos.

El proyecto aprobado con algunos condicionantes consiste en la ampliación de las celdas de Salto del Negro «hasta el cierre ordenado y definitivo del vertedero, manteniendo las plantas de tratamiento de residuos y trasladado el vertido al complejo ambiental de Juan Grande» o Ecoparque Sur.

Entre los condicionantes que ha puesto el Órgano Ambiental destaca la obligación de que, una vez sea acordado el cierre definitivo del vertedero, se redacte y ejecute, simultáneamente al sellado y cierre controlado del depósito, un plan de restauración y ordenación paisajísticas con el objetivo de «mejorar, restaurar y crear un paisaje de calidad dirigido a la regeneración y reforestación, a su posible uso público y a la educación ambiental», recoge el acuerdo.

Otra condición incorporada a la declaración de impacto ambiental es la implantación de un sistema de evaluación de la calidad del aire que mida continuamente los niveles de inmisión de contaminantes atmosféricos, citando entre otras sustancias el ácido sulfídrico (H2S), el dióxido de nitrógeno (NO2) y el metano (CH4). Además, se harán campañas de medición de dioxinas y furanos para conocer los valores de inmisión asociados a la actividad del complejo.

El Órgano Ambiental reclama también la medición real de olores en la línea de viviendas de la calle Guantánamo, en el barrio de Salto del Negro, y que el modelo de dispersión de olor utilizado para predecirlo «sea preciso y permita obtener resultados válidos y robustos». Para eso es «fundamental» evaluar la fiabilidad del modelo y elaborar uno nuevo y una nueva validación si no hay correspondencia entre las predicciones de olor y los verdaderos valores de olor.