El saldo bancario del Cabildo se ha triplicado en menos de 3 años

24/05/2018

El dinero acumulado en cuentas ascendía a 482,69 millones de euros el 12 de abril, cuando el 19 de junio de 2015 sumaba 165,83 millones. El importe no ha dejado de crecer durante el mandato.

j. quesada / las palmas de gran canaria

El saldo del dinero presupuestado y no gastado que el Cabildo guarda en cuentas corrientes casi se ha triplicado en lo que va de mandato, pasando de los 165,83 millones de euros que contaba el 19 de junio de 2015 a los 482,69 millones acumulados el 12 de abril pasado. De ellos casi 450 millones corresponden a la corporación insular y el resto a sus organismos autónomos y empresas públicas.

La cifra que el Cabildo sumaba en 13 entidades bancarias era de 482.694.746,65 euros hace apenas un mes, un importe que multiplica por 2,9 el saldo que tenía el Gobierno insular un día antes de tomar posesión. De hecho, ese saldo no ha dejado de crecer desde entonces, aunque también antes porque el importe casi se duplicó desde el 31 de diciembre de 2014 al mismo día de 2016, es decir, dos años de dos mandatos, en los que pasó de 145,47 hasta 286,4 millones.

Los 165,83 millones de euros que figuran en el acta de arqueo de las cuentas del Cabildo a 19 de junio de 2015 se habían convertido en 207,86 millones a finales de ese año, aumentado hasta 241,31 millones en junio de 2016, elevado a 286,4 millones al acabar ese año, crecido hasta los 349,25 millones en junio de 2017 y quedado en torno a 445 millones al cierre del año pasado. En abril pasado el importe se aproximaba a los 500 millones.

Aunque el gasto real de la ejecución presupuestaria de 2017 se elevó a 695 millones de euros, el 86,31%, y fue el mayor en lo que va de siglo XXI, lo cierto es que a las arcas insulares no ha dejado de crecerles el dinero sin gastar desde hace años.

La aplicación de la ley estatal de la regla del gasto le impide utilizar la mayoría de excedentes de tesorería en aras del cumplimiento del déficit de las administraciones públicas, aunque las arcas insulares estén saneadas y tengan superávit. Sirva de ejemplo la liquidación del último presupuesto.

El remanente resultante de la liquidación de tal presupuesto asciende para gastos generales a 335,88 millones. Al descontar el importe del superávit y el de la emisión de deuda pública prevista en 2018, el dinero que le queda al Gobierno insular para financiar modificaciones de crédito se cifra en 207,54 millones, casi dos tercios del remanente general.

Habiendo usado ya 14,22 millones para proyectos no cubiertos del todo, todavía cuenta con 193,33 millones para modificar las cuentas de 2018.

El informe de cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria, regla del gasto y límite de deuda pública sobre la liquidación del presupuesto del Cabildo de 2017 arroja una capacidad de financiación consolidada para el conjunto del sector público de la corporación insular de 104,79 millones, cantidad inferior al remanente de tesorería de la entidad, por lo que será la que quede sujeta a las disposiciones de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

El saldo del dinero presupuestado y no gastado que el Cabildo guarda en cuentas corrientes casi se ha triplicado en lo que va de mandato, pasando de los 165,83 millones de euros que contaba el 19 de junio de 2015 a los 482,69 millones acumulados el 12 de abril pasado. De ellos casi 450 millones corresponden a la corporación insular y el resto a sus organismos autónomos y empresas públicas.

La cifra que el Cabildo sumaba en 13 entidades bancarias era de 482.694.746,65 euros hace apenas un mes, un importe que multiplica por 2,9 el saldo que tenía el Gobierno insular un día antes de tomar posesión. De hecho, ese saldo no ha dejado de crecer desde entonces, aunque también antes porque el importe casi se duplicó desde el 31 de diciembre de 2014 al mismo día de 2016, es decir, dos años de dos mandatos, en los que pasó de 145,47 hasta 286,4 millones.

Los 165,83 millones de euros que figuran en el acta de arqueo de las cuentas del Cabildo a 19 de junio de 2015 se habían convertido en 207,86 millones a finales de ese año, aumentado hasta 241,31 millones en junio de 2016, elevado a 286,4 millones al acabar ese año, crecido hasta los 349,25 millones en junio de 2017 y quedado en torno a 445 millones al cierre del año pasado. En abril pasado el importe se aproximaba a los 500 millones.

Aunque el gasto real de la ejecución presupuestaria de 2017 se elevó a 695 millones de euros, el 86,31%, y fue el mayor en lo que va de siglo XXI, lo cierto es que a las arcas insulares no ha dejado de crecerles el dinero sin gastar desde hace años.

La aplicación de la ley estatal de la regla del gasto le impide utilizar la mayoría de excedentes de tesorería en aras del cumplimiento del déficit de las administraciones públicas, aunque las arcas insulares estén saneadas y tengan superávit. Sirva de ejemplo la liquidación del último presupuesto.

El remanente resultante de la liquidación de tal presupuesto asciende para gastos generales a 335,88 millones. Al descontar el importe del superávit y el de la emisión de deuda pública prevista en 2018, el dinero que le queda al Gobierno insular para financiar modificaciones de crédito se cifra en 207,54 millones, casi dos tercios del remanente general.

Habiendo usado ya 14,22 millones para proyectos no cubiertos del todo, todavía cuenta con 193,33 millones para modificar las cuentas de 2018.

El informe de cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria, regla del gasto y límite de deuda pública sobre la liquidación del presupuesto del Cabildo de 2017 arroja una capacidad de financiación consolidada para el conjunto del sector público de la corporación insular de 104,79 millones, cantidad inferior al remanente de tesorería de la entidad, por lo que será la que quede sujeta a las disposiciones de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

  • 1

    ¿Le parece correcto que la próxima cabalgata del carnaval en Las Palmas de Gran Canaria vuelva a salir de La Isleta?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados