El entierro de los 14 asesinados en el pozo de Tenoya llega 82 años después

    Cargando reproductor ...
25/03/2019

La Asociación para la Memoria Histórica de Arucas dará sepultura este domingo a los cadáveres exhumados. 6 de los 7 republicanos identificados desaparecieron en torno al Día del Padre de 1937.

Los 14 hombres asesinados por la represión franquista a los que pertenecen los huesos recuperados en el pozo de Tenoya serán enterrados este domingo, 24 de marzo, en el cementerio municipal de Arucas, 82 años después del Día del Padre de 1937, en el que los falangistas sacaron de sus casas a entre 60 y 67 republicanos de este municipio que jamás aparecieron.

Solo siete de los 14 civiles asesinados en ese pozo -todos presentaban impacto de bala en el cráneo- se han identificado con el ADN de los restos óseos exhumados en 2017. Los siete son de Arucas. Seis desaparecieron entre los días 17, 18 y 19 de marzo de 1937 y el otro lo había hecho el 19 de julio de 1936.

Pese al mal estado de conservación de los cadáveres, totalmente desmembrados, el Servicio de Genética Forense de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria extrajo ADN de 14 húmeros derechos y de piezas dentales adheridas a las mandíbulas para cotejarlas con su base de datos de familiares de desaparecidos en la isla.

Los primeros dos republicanos identificados, durante el proceso de comprobación de la calidad del ADN, fueron José Sosa Déniz y Domingo Gómez Rodríguez, dos vecinos de Las Chorreras desaparecidos la noche del 18 al 19 de marzo de 1937.

El primero es el padre de Pino Sosa, la fundadora de la Asociación para la Memoria Histórica de Arucas, que tenía solo 40 días de vida cuando los falangistas se llevaron a este jornalero. El segundo era hojalatero y tesorero del Círculo del PSOE. Y como los otros cuatro identificados desaparecidos sobre el Día del Padre de 1937, estaban casados.

Pedro Roque Alemán, vecino de La Goleta de 47 años y albañil, era el mayor de esos cuatro, un año más que Juan Torres Montesdeoca, obrero agrícola detenido como él el 18 de marzo de 1937. El día 17 lo fue Lorenzo Santana Medina, albañil de 42 con pasado como edil. El día 19 desapareció Francisco Santana González, de 27 años y presidente de sociedad.

El séptimo identificado es Miguel Sánchez Santana, portero del Matadero Municipal, desaparecido el día después de que estallara la Guerra Civil.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que barajaba acudir al acto del domingo en Arucas, descartó esta semana su asistencia.

Solo la falta de muestras de ADN de descendientes explica que siete de los 14 cadáveres del pozo de Tenoya, y 15 de los 24 del pozo de Llano de Las Brujas, sigan sin ser identificados.