La tecnología destrona al Pico de las Nieves como techo de la isla

26/06/2018

Gran Canaria ‘crece’ 6 metros y tiene su cima a 1.956 metros sobre el nivel del mar. El punto más alto es el Morro de la Agujereada, pero el error histórico se resiste al rigor de las mediciones

Hay tópicos que resisten al paso del tiempo, y a veces, como es este caso, al rigor de la ciencia. En libros de texto para escolares, en las memorias de documentos de planeamiento oficial y, por supuesto, en las guías turísticas se sigue señalando al Pico de las Nieves como la montaña más alta de Gran Canaria. Esa referencia geográfica está además instalada con arraigo en el imaginario popular. Pero no es verdad. Y no es algo nuevo, no es una realidad desconocida. Senderistas, montañeros y profesionales del ramo, desde geógrafos a delineantes, saben a ciencia cierta y desde hace años que el techo de la isla está justo al lado del Pico de las Nieves. Es una estructura rocosa con forma puntiaguda que responde al nombre de Morro de la Agujereada, o La Gañifa, como la conocen muchos caminantes. ¿Por qué entonces la insistencia en el error?

Álvaro Monzón, experto senderista y divulgador de los caminos y paisajes de la isla, recuerda que empezó a caminar con 20 años y ya entonces los veteranos le destronaron al Pico de las Nieves. Desde Grafcan, que es la empresa pública del Gobierno regional que institucionalmente ejerce las funciones de Instituto Geográfico de Canarias, certificaron a este periódico lo que es harto conocido en el mundo ambientalista insular. La cima de la isla es el Morro de la Agujereada. El Pico de las Nieves sigue siendo el vértice geodésico más alto, pero no el techo. Las nuevas tecnologías, mucho más precisas que las de antes, han venido a ratificar lo que ya se percibe a simple vista. Basta con que uno se coloque junto al pivote que marca el vértice geodésico, al que se accede por un camino que asciende desde el mirador del Pico de las Nieves, para apreciar que la montaña de al lado es más alta.

Hasta en paneles

Según el Instituto Geográfico Nacional, la cima de Gran Canaria está entonces a 1.956 metros sobre el nivel del mar, y no a 1.949 metros, que era la altura que se le daba al Pico de las Nieves y que, por cierto, ha variado. En la cartografía de Grafcan, accesible por Internet, se le asignan 1.950,51 metros. Y por si no fuera poco, el notario de los paisajes de la isla, el Patronato de Turismo de Gran Canaria, tiene colocados paneles informativos en el mirador, tanto en el tramo rocoso que da al Morro de la Agujereada como en el de asfalto que da vista al Roque Nublo, y en ambos se especifica la altura de la también llamada La Gañifa. Dice que es el techo de la isla, pero no hay manera, persiste el tópico. La confusión es tal que en Wikipedia le asignan al Pico de las Nieves la altura del de La Agujereada, 1956.

Gran Canaria, por obra y gracia de la revolución tecnológica de los últimos años, según expresión de Monzón, ha crecido seis metros, pero esta evidencia empírica permanece a la sombra de un tópico popular que se resiste a dejar paso a la ciencia.