Francisco Atta achaca la denuncia a «represalias»

10/05/2019

El alcalde de Valsequillo recuerda que un caso anterior instado por los mismos dos policías fue archivado. Ahora investigan irregularidades en pagos de combustible. El gasto mensual es de 3.500 euros

El alcalde de Valsequillo, Francisco Atta, advirtió este jueves de que de ser cierta la información de que la investigación abierta por la Guardia Civil sobre el Ayuntamiento partió de la denuncia de dos policías locales (aún no lo sabe al estar declarada bajo secreto de sumario), tiene claro que responde a «represalias personales» de estos agentes contra él. Les atribuye el intento «de mancillar a este alcalde y al grupo de gobierno» y «de manipular, una vez más, a la opinión pública». Recordó, de hecho, de que ya lo intentaron hace cuatro años, también en periodo electoral. «Trataron entonces de desacreditar nuestra gestión, pero aquella causa fue archivada».

Esta nueva investigación salió a la luz después de que un grupo de agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil se personara este miércoles en el Ayuntamiento y permaneciera allí durante casi toda la mañana recabando documentación de la contabilidad municipal, parte de la cual viene de muy atrás, desde 2013. Se llevaron también un disco duro. Aunque está bajo secreto, las fuentes consultadas vinculan estas diligencias con la necesidad de acreditar supuestas irregularidades en el uso de vales municipales de combustible para el repostaje de coches particulares.

El alcalde insistió en que se encuentra «tranquilo». Dijo estar convencido de que «la gestión por parte del gobierno local ha sido la correcta». Fuentes municipales precisaron que dado que el Ayuntamiento apenas dispone de parque móvil (ni siquiera el alcalde tiene coche oficial), concejales y trabajadores se desplazan en vehículos particulares, por lo que, para compensarles, y «siempre bajo justificación de las necesidades del servicio, se les facilitaban vales de combustible». Siempre se pagaban a factura presentada, pero en cumplimiento de la nueva ley de contratos, y desde hace apenas un mes, Valsequillo le adjudicó el servicio del suministro de combustible a la gasolinera Disa del casco. Convocó un concurso, optaron las dos estaciones del municipio y ganó la del pueblo. El gasto mensual en combustible es de 3.500 euros.

Atta reiteró su «sorpresa» por haberse desencadenado esta operación en medio de un proceso electoral, mostró «absoluto respeto a la labor judicial» y aclaró que el Ayuntamiento no está intervenido y que funciona «con total normalidad».