Ppor el incendio forestal de la cumbre

Artenara aplaza las fiestas de La Cuevita

13/08/2019

El Ayuntamiento de Artenara (Gran Canaria) ha aplazado este martes las fiestas en honor a la Virgen de La Cuevita que debían comenzar este miércoles en el municipio por el incendio forestal que desde el pasado sábado arrasa el paisaje de la cumbre de la isla.

ETIQUETAS:

Un comunicado del Consistorio tilda la medida de "excepcional" y que la adopta a instancias del Gobierno de Canarias, al tiempo que informa que estudiará con la Diócesis de Canarias una nueva fecha para rendir tributo a la patrona del municipio "en condiciones de seguridad y ánimo de la población".

Subraya que el fuego, además de haber calcinado unas 1.500 hectáreas en el entorno de Artenara, Tejeda y Gáldar, "ha mermado el ambiente festivo entre los vecinos, quienes han tenido que ser evacuados en varias ocasiones durante el incendio y han padecido, en algunos casos, pérdidas importantes en explotaciones agrícolas y de animales".

"Es una decisión muy difícil por el arraigo y cuanto significan estos festejos para el pueblo, pero la prioridad debe ser garantizar la seguridad de los asistentes y el fuego todavía no está aún controlado, por lo que no podemos correr ningún riesgo", expresó el alcalde de Artenara, Jesús Díaz.

El regidor añadió que, cuando se produzca la estabilización y extinción del incendio, "queda por delante la ardua labor de evaluar los daños causados por las llamas y volver a recuperar la normalidad en el municipio, donde hemos pasado unos días de auténtico miedo".

Díaz destacó que sus vecinos han demostrado "una gran unión como pueblo, una solidaridad inmensa y la organización y civismo necesario en las evacuaciones", lo que en su opinión "ha ayudado a afrontar mejor la amenaza de un fuego al que venceremos y de cuyos destrozos nos recuperaremos también juntos".

El primer edil agradeció "la inconmensurable labor y la entrega" que vienen demostrando desde el pasado sábado los diferentes efectivos dispuestos para la extinción del incendio, más de 600 personas "con las que la isla estará siempre en deuda por haber protegido a la población arriesgando incluso sus propias vidas y por haber minimizado todo lo posible el daño medioambiental del fuego".