Algunos camping se han convertido en asentamientos permanentes

16/08/2019

Varias áreas de camping de caravanas de la isla se han convertido en más que una zona de recreo vacacional. En Salinetas, Telde, se ubica una de ellas, un espacio adaptado para un total de 120 caravanas que cuenta con distintos servicios: duchas, fregaderos, baños, parking...

Algunas personas se han criado desde pequeñas siendo campistas. Lo que para muchos puede ser una manera de disfrutar de las vacaciones, para otros se ha convertido en su forma de vida, como es el caso de Pedro Santana, que está jubilado, y su mujer Candi, que llevan seis años haciendo su día a día en la caravana. «Desde pequeñito estaba acostumbrado a las zonas de acampada, siempre he estado en el mundo del campismo y aunque hay gente que nos mire como delincuentes, no es así». Aun así, explica que dentro de la zona de acampada nunca han tenido problemas con la policía en ese sentido. Sin embargo, explica que «el problema es por fuera, si salimos no tenemos sitio dónde ir».

Algunos camping se han convertido en asentamientos permanentes

El matrimonio permanece en el camping todos los meses del año, excepto en algún momento que lo cierran para su mantenimiento, «una vez se cerró para acondicionarlo y limpiarlo, pero al mes estábamos aquí y deseando que abriera», señala Candi. Su caravana cuenta con las mismas instalaciones que las de prácticamente una vivienda, desde televisión o cocina hasta una lavadora, sillón cama y literas. Ella misma afirma que, aunque trabaje, lleva la misma vida que como si viviera en su casa, «estoy súper cómoda».

Tenderetes

Durante la semana, Pedro pasa el tiempo libre jugando a la baraja española con otros campistas o al dominó. Los fines de semana organizan tenderetes con toda la familia destaca su mujer, «fuera si hay que hacer asadero se hace, a veces somos como quince personas, solamente la familia». Otras veces se organizan en grupos entre cuatro o cinco caravanas y pasan el día o el fin de semana juntos, «hasta cochinos enteros hemos asado. No tenemos que pedir permiso, estando controlado que no se puede hacer a raíz del suelo, sino en alto en barbacoa, no hay ningún problema», señala Pedro.

«Vine por una semana y ya llevo cinco años y medios aquí», apunta Isabel, que vive con su esposo Andrés. En su caso, la familia la tienen más cerca, la caravana vecina es la de su hijo. Ellos también insisten en que, hasta la fecha, nunca han tenido ningún problema con nadie, «todo es muy tranquilo». Además, cuentan con su propio huerto, «aquí tenemos cilantro, perejil, hierbahuerto».

Algunos camping se han convertido en asentamientos permanentes

Por su parte, Andrés se entretiene rastrillando la playa por las mañana y arreglando cosas o tallando figuras. «Este es el taller, aquí viene todo el mundo, si hace falta algo él lo arregla y ayuda a todos», dice Isabel.

Accesibilidad
Algunos camping se han convertido en asentamientos permanentes

Carmen era campista en Tauro, pero desde hace seis años pasa el verano en el camping de Salinetas de junio a septiembre. La misma cuenta que prefiere este tipo de vacaciones porque no le gustan los apartamentos ni las piscinas. Asimismo, nunca ha tenido ningún problema con los vecinos. Sus días los pasa con su familia, su hermano, su marido y sus nietos, quienes están siempre en la playa. «Con mi familia me sobra, no soy de andar por ahí, aunque me llevo muy bien con todos. A veces voy a tomar café a la parcela de otros». Aunque su hermano Paco necesita una silla de ruedas para desenvolverse, esto no les quita las ganas de seguir viviendo la experiencia, «más o menos no hay problemas. Los baños están habilitados, deberían de estar más, pero hay que tener en cuenta que esto es una zona de acampada».

Verano
Algunos camping se han convertido en asentamientos permanentes

En el camping también están aquellos quienes quieren disfrutar del tiempo en familia y los niños. Desde abril la familia de Sergio se encuentra en la zona de acampada. Con dos hijos, mientras su mujer trabaja, Sergio pasa el tiempo con los pequeños. «Más bien se entretienen en la playa y jugando, de resto la tablet o películas y juegos». Sergio explica que se sintió atraído por esta forma de disfrutar del verano porque «siempre uno está acostumbrado a los hoteles. Esto nos llamo la atención porque antes teníamos un furgón y desde el 2015 venimos, pero se nos hizo pequeño. Ahora desde febrero estoy disfrutando de la caravana».

El precio para asentar la caravana en el camping de Salinetas varía según si eres socio del Club de Camping y Caravaning o no. El boom del camping es en Semana Santa, destaca una de las empleadas, quien también afirma que no tienen licencia, «el ayuntamiento tiene constancia de la zona y todo, pero seguimos batallando porque el campismo en Canarias no está reconocido. El ayuntamiento nos dice siempre que todo está en trámite». Señala que a nivel interno todo está correcto, «pero a base legal, a nivel de los organismos, es donde no nos dan una licencia».

  • 1

    ¿Cómo valora la gestión del incendio del Gobierno de Canarias?

    Buena
    Regular
    Mala
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados