210 cabras asilvestradas en 5 meses, balance de la capturas

03/03/2018

Las 29 apañadas de ganado caprino asilvestrado controladas por el Cabildo hechas entre septiembre y febrero pasado en los espacios naturales protegidos de Guguy, Tamadaba y El Nublo capturaron 110 ejemplares. En las que no participó se estima que se cogieron otros 100. Cada vez son más efectivas.

Las batidas a tiros de ganado asilvestrado en algunos espacios protegidos de la isla, practicadas por el Cabildo en los dos últimos mandatos, desaparecerán si las apañadas que la Consejería de Medio Ambiente está supervisando siguen dando los resultados logrados en los últimos cinco meses.

Entre septiembre de 2017 y febrero de este año las 29 apañadas controladas por el Cabildo han capturado 110 ejemplares, 39 en la Reserva Natural Especial de Guguy, 47 en el Parque Rural del Nublo y 26 en el Parque Natural de Bandama. Y en las realizadas sin supervisión de Medio Ambiente las capturas se estiman en otros 100.

En el control de la población de ganado caprino asilvestrado el Cabildo ha dado prioridad a Guguy, donde se han avistado 138 ejemplares y se calcula que hay 300 en total. Allí hay constancia de 39 capturas e indicios de que se han cogido otros 30, lo que representaría el 20% del censo estimado en el espacio. La Comisión Europea ha amenazado al Cabildo con reclamar los fondos que ha aportado para repoblaciones si no acaba con la presencia de este ganado.

Recorrido y posiciones marcadas por el GPS de una cabra en la zona de <a rel=follow href=/tag/-/meta/guguy>Guguy</a>.
Recorrido y posiciones marcadas por el GPS de una cabra en la zona de Guguy.

Guguy es también el único espacio protegido con una estimación de ejemplares asilvestrados campando a sus anchas, un censo que se revisará otras dos veces en 2018, antes del verano y a finales de año. Al respecto, el mejor indicio son los 427 ejemplares avistados en las 29 apañadas supervisadas aquí, en Tamadaba y en El Nublo.

El consejero insular de Medio Ambiente, Miguel Ángel Rodríguez, destacó al presentar estos datos que «cada vez hay más apañadores y son más efectivos». Según dijo, «estamos convencidos de la validez de este método para dar una solución definitiva» al problema del ganado asilvestrado. Para ello, apuntó, es precisa la colaboración de pastores, apañadores, practicantes del Salto del Pastor y población rural. «Estamos creando escuela y afinando más», agregó.