Sumas estrena sede en la isla para reforzar la atención social

01/07/2019

La oenegé canaria nacida en Tenerife desembarca en Fuerteventura para desarrollar proyectos que pretenden ayudar a las personas en situación de mayor vulnerabilidad social. La atención social y el carácter terapéutico caracterizan las intervenciones de esta entidad sin ánimo de lucro

Sumas, que trabaja para jóvenes y familias con diversidad funcional, enfermedad mental y problemas de adaptación social, ha estrenado sede en la capital de Fuerteventura. Representantes de la organización presentaban el pasado viernes los proyectos en marcha ante el Cabildo de Fuerteventura. «Nuestro fuerte es la atención social y el carácter terapéutico y social de la intervención, que es lo que nosotros queríamos potenciar cuando iniciamos esta andadura», explicó a este diario Walter Martín, coordinador técnico de Sumas.

La oenegé, nacida en 2015 en La Laguna (Tenerife) y con sedes en Gran Canaria y ahora también en la Maxorata, centra su labor en cuatro pilares fundamentales, que, globalmente, buscan «trabajar con personas e instituciones para fomentar cambios favorables en los individuos y sus familias a nivel biopsicosocial». En este sentido, «diferentes profesionales de ámbitos tan variados como Enfermería, Trabajo Social, Educación Social, Psicología o Pedagogía hacen uso del acompañamiento y estrategias terapéuticas e intervención comunitaria para fortalecer a las personas y grupos mediante procesos educativos y terapéuticos», según explican.

En concreto, Sumas desarrolla cuatro programas. El primero, Acogimiento Familiar Especializado, desarrollado para el Gobierno de Canarias, «trata de dotar de familias canarias que estén dispuestas a acoger en su casa a un niño que tenga alguna dificultad aparejada a su desarrollo, ya sea una discapacidad, enfermedad crónica, un problema de vinculación, etcétera, de modo que estos niños puedan vivir en familias donde se les transmitan unos valores», añade Walter Martín.

El segundo programa es Intervención Ambulatoria, destinado a familias con dificultades en diferentes ámbitos: contexto escolar, conductas disruptivas en hijos, trastorno mental o diversidad funcional en algún miembro de la familia, etcétera. «Servicios sociales, cabildos, colegios o institutos detectan una problemática y la derivan a la Dirección General de Protección del Menor, que, a su vez, nos la deriva a nosotros, y hacemos una primera valoración para ver si podemos trabajar con la familia o no. El objetivo es la preservación de la familia, aunque a veces la familia no puede con el conflicto que hay; pero siempre se va a hacer la propuesta más idónea para la familia», explica Lina Sosa, responsable de Sumas en Fuerteventura y Lanzarote.

Un tercer programa se denomina Atención a Jóvenes Extutelados Súmate, que tiene la meta de que «aquellos chicos y chicas que salen del sistema de protección, una vez alcanzan los 18 años, tengan una ayuda y un acompañamiento para generar sus proyectos de vida». En este sentido, «trabajamos competencias básicas para la vida con un equipo de psicólogos, educadores y trabajadores sociales». «Muchos de los jóvenes pueden tener una discapacidad, un trastorno de conducta o una problemática de salud mental», explicó Juan David García, coordinador de Súmate, programa que, en definitiva, apuesta «por la inserción laboral» de sus beneficiarios.

Un cuarto programa, Servicio de Formación, surge del desarrollo y estabilización de los tres anteriores, una vez que Sumas comienza a tener demandas de formación, «no solamente para contar lo que hacemos en esos programas, sino también para formar específicamente en los perfiles con que trabajamos: jóvenes con discapacidad, trastorno de conducta o enfermedad mental», explica Damián González, responsable de Formación en Sumas.

Juan David García, coordinador del programa Súmate, explica que la entidad Sumas llega a Fuerteventura y Lanzarote «para quedarse». En este sentido, «cuando empezamos a trabajar aquí, hace un año y pico, nos preguntaban desde las entidades sociales si solo veníamos para presentar programas, pero nosotros teníamos claro que aquí ya habían profesionales y nuestra idea era seguir creciendo e instalarnos aquí».