Marcial Morales deja 167 millones de euros sin gastar en el Cabildo

28/06/2019

La presidenta majorera Lola García aboga por no dejar el dinero en los bancos y por que las inversiones no se eternicen. Una parte de estos fondos económicos procede de recursos comprometidos.

El acta de arqueo de cuentas del Cabildo, a 20 de junio de este 2019, indica 166.921.287,28 euros de existencias económicas tras finalizar el mandato de Marcial Morales. A estos fondos, hay que sumar 4.844.796,95 euros en el Consejo Insular de Aguas; y 1.049.696,71 euros en el Patronato de Turismo.

Sobre esta operación de arqueo, que se realiza en cada cambio de legislatura, la actual presidenta Lola García aclara que gran parte de estas cantidades económicas son recursos comprometidos, vinculados a la regla de gasto que limita la posibilidad de disponer de ellos, o responde a contratos ya adjudicados, previsión de convenios, etc. Pero, por encima de las cifras, lo que sí tiene claro el actual equipo de gobierno de Coalición Canaria es que en las instituciones públicas «debemos multiplicar recursos y herramientas para hacer cada día la administración más ágil y que las inversiones no se eternicen. Porque el dinero en los bancos sólo les beneficia a ellos, mientras que en contratos adjudicados el rendimiento se extiende al conjunto de la sociedad, bien a través de empleo, bien a través de consumo y generación de economía. Más aún si se trata de empresas que contratan su personal aquí, que pagan sus impuestos aquí y que tienen sus sedes en la isla».

García animó a las empresas a concurrir a las licitaciones en marcha y a todas las que hace el Cabildo porque «la repercusión social en la isla de cualquier licitación se multiplica siempre que recaiga en empresas radicadas aquí, o que tengan personal y recursos asentados en la isla». La actual Ley de Contratación está propiciando que concurran a estas licitaciones empresas de cualquier parte, «y eso es respetable y debe ser así, porque así está establecido. Pero como institución local tenemos que hacer un llamamiento para que concurran entidades majoreras, porque el rendimiento al final acaba generando empleo en la isla y beneficios para la sociedad local. En la medida de nuestras posibilidades, potenciaremos más esta participación de empresas locales». García plantea que las instituciones «deben hacer un esfuerzo para facilitar información y agilizar los procedimientos para que los recursos públicos para servicios y obras se adjudiquen cuanto antes, porque en el dinero público debe estar el menor tiempo posible en los bancos».