Los Molinos se rebela por la falta de cobertura tras la explosión de gas

25/06/2020

Una vecina trasladó a los dos menores heridos en su coche y en Tesjuate, realizó el cambio a la ambulancia. La asociación de vecinos El Pajerito se reúne esta tarde en la playa con el concejal de Barrios

Cuando todavía resuena en Los Molinos la explosión de gas que provocó quemaduras de segundo grado a dos niños de cinco y años la noche de San Juan, los vecinos vuelven a alzar la voz contra la falta de cobertura de móviles que impide llamar al 112 ante cualquier emergencia. Por no poder conectar con este servicio de emergencia, una vecina trasladó a los dos menores en su coche hasta Tesjuate, donde se tropezó con la ambulancia e hizo el cambio.

La demanda de la playa de Los Molinos, en el municipio de Puerto del Rosario, es antigua y la misma que otras localidades de la costa de barlovento de Fuerteventura donde no hay cobertura telefónica y se han registrado ahogamientos, accidentes de tráfico y otros sucesos sin posibilidad de contactar con el 112. En esta ocasión y como novedad frente a otros casos, las víctimas no son surfistas, ni mariscadores furtivos, ni ciudadanos extranjeros que no conocen las corrientes traicioneras de la mar del norte, sino que son dos menores. La niña fue evacuada la misma noche de la explosión al Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria por la gravedad de las quemaduras.

Por lo pronto, la asociación de vecinos Los Pajeritos se reúne hoy, a las 19.00 horas, en la misma playa con David Perdomo, concejal de Barrios, en busca de soluciones a la carencia de este servicio. Este mes también ha empezado a funcionar otro servicio en Los Molinos: los socorristas, que tampoco pueden ponerse en contacto con el 112 ante un ahogamiento de carácter grave y que empiezan a trabajar a las 11.00 horas.

La deflagración de gas de la noche de San Juan tuvo lugar después de apagar una pequeña hoguera que los vecinos hicieron a los niños. Su familia los llevó a la casa y los fue a acostar poco minutos después de la medianoche y, al cambiar la bombona de la camping-gas para poder alumbrarse, se produjo un fortuito escape de gas que produjo la llamarada. Unos jóvenes de una casa cercana echaron la puerta abajo y sacaron a los dos menores y dos adultos.

Aunque fuera inútil, algunos vecinos llamaron al 112. Mientras, una mujer metió a los pequeños en su coche para trasladarlos hasta el Hospital- Cuando cogió cobertura y pudo contactar con el servicio de emergencias. Al final ambulancia y coche se encontraron por Tesjuate.

La preocupación por los niños redobla la queja vecinal de contar con cobertura telefónica.