Entrevista con Idígoras

Idígoras: «El Twitter es una horda de gente enfadada»

15/02/2019

Ángel Rodríguez Idígoras publica tres veces por semana una viñeta en el periódico El Mundo en tándem con su hermano Pachi. Más allá de su faceta de humorista gráfico, de la que también ha dado cuenta en la revista satírica El Jueves y el diario El Sur de Málaga, es ilustrador y autor de cuentos. Hoy charla con los alumnos del IES Vigán sobre la importancia de dibujar.

ETIQUETAS:

— Junto con su hermano Pachi, ¿ya tiene dibujada la viñeta del periódico El Mundo sobre el casi seguro adelanto de las elecciones generales por parte de Pedro Sánchez?

— Nosotros intentamos reflejar la noticias más importante del día, que sin duda será esa, por eso nos pondremos a cavilar un poco sobre el adelanto de los comicios.

— Hoy (por ayer) es el día de San Valentín, ¿a qué pareja política le dedicaría una caricatura?

— Al trío La, la, la: Casado, Rivera y Abascal, que parece ser que van a dar bastante juego en las viñetas de los periódicos.

— Sus viñetas casan con los principales titulares de la jornada política, ¿no preferiría ser más frívolo y por ejemplo sacarle lasca a Beyoncé o la Kardhasian, o al contrario tirar por lo social?

— Más frívolo seguro que no porque ese mundo no lo controlo mucho. Pero también reconozco que, personalmente, no me gusta hacer humor gráfico político. Yo por mí dibujaría viñetas de denuncia, más solidarias, de inmigración, de hambruna, de desempleo. Nos gusta ponernos en el punto de vista de la víctima que del culpable. Lo mejor de mi trabajo es la posibilidad de denunciar lo que me indigna.

— Usted habla con el dibujo, ¿es posible no hablar estos días del juicio del procés y del rechazo de los presupuestos generales del Estado?

— Es que no se escoge, te lo dan ya hecho, lo que también tiene su ventaja porque no tienes que ponerte a pensar: ya te lo dicen las portadas de los periódicos. Cuando la noticia no está clara, sí tiramos para lo social, que siempre da noticias.

— Retirados Aznar, González o Zapatero, ¿qué político queda al que se le pueda caricaturizar?

— Abascal es bueno para sacarle una caricatura. Nos costó, pero hemos dado con un Pablo Iglesias que nos gusta mucho porque no es fácil: es fácilmente reconocible por la coleta y la barba, pero nada más. Pachi y yo hemos hecho el personaje y ya todo es menos difícil. Antes, cuando empezamos, sí que había personajes más susceptibles de caricaturizar: Alfonso Guerra, Fraga, Felipe González. No tiene nada que ver con el atractivo físico ni con la belleza sino con lo singular de cada rostro.

— ¿Y el rey Felipe VI tampoco da para heredar a Pascual, el mayordomo real de Juan Carlos I que publicaban en la revista satírica El Jueves?

— Con Pascual, la ventaja era que el personaje principal era el mayordomo, Pascual, que además era republicano. Y Felipe VI parece que va a dar menos juego que su padre, supongo que afortunadamente porque Juan Carlos I también tenía lo suyo. Nosotros fuimos los primeros que dibujamos al ahora rey emérito sin enzarzarle sino como un personaje de cómic más. Desgraciadamente no nos pilló los escándalos de la caza, Corinna, Urdangarín, porque dejamos a Pascual un poco antes. Aún así, Juan Carlos I era un hombre que daba mucho juego.

— ¿Y la reina Letizia no les da juego?

— No, Letizia no. Cuando dejamos la serie del mayordomo real en El Jueves, fuimos al magazin de El Mundo para hacer algo parecido y creamos, cuando se acababa de casar con Felipe VI, Alicia, la institutriz de Letizia, que era de la nobleza y le enseñaba cómo comportarse en Palacio. Y eso que mi hermano Pachi y yo no teníamos ni puñetera idea de cómo comportarse en esos sitios, pero nos lo inventábamos todo.

— ¿Quién le influyó más de niño para decidirse después por el humor gráfico: Uderzo con Astérix y Obélix o Ibáñez con Mortadelo y Filemón?

— Los dos en distinta época. Cuando era pequeño, toda la escuela de Bruguera, no sólo Mortadelo sino Zipi y Zape, sir Timoteo, las hermanas Gilda. Luego llegó la escuela francobelga con Astérix, que era un paso más gráficamente. Aunque mi favorito es Morris con Lucky Luke, le admiro mucho como dibujante por el trazo fluido y se ve cómo Morris ha dibujado, cómo ha movido la mano y se ven las imperfecciones. En Astérix, es todo perfecto. Fíjate que tengo yo una teoría: cuando Uderzo, el autor de Astérix, se jubiló, buscó quién siguiera haciendo sus dibujos y son casi iguales. En cambio, Morris también se retiró y buscó un sustituto para Lucky Luke, pero yo abro la página y la cierro porque no es de Morris. Te voy a decir la teoría, porque es la primera que me he inventado en mi vida y la suelto siempre: la perfección es más fácilmente imitable y la imperfección es lo que te da más el estilo propio, tu trazo.

— ¿Cómo se considera: viñetista, dibujante, humorista gráfico?

— Humorista gráfico, que es lo que se dice ahora, pero llámame como tú quieras.

— ¿De qué lado se puso en la polémica de Dany Mateo sonándose los mocos con la bandera española?

— Lo sacaron totalmente de quicio. Es un gag que a mi personalmente no me hace gracia, pero que tampoco me indigna porque no soy de banderas, ni de ésta ni de ninguna. Entiendo a quién se indignara, aunque creo que no hay que machacar a una persona porque se equivocara, suponiendo que Mateo se haya equivocado. Yo creo que sí, que sí se equivocó, incluso él lo ha reconocido. Lo que está claro es que la gente no puede acumular tanto odio y que estamos esperando que alguien se equivoque para machacarle. Hay que tener más sentido del humor o más bien de la tolerancia ante el que piense distinto.

— Usted también probó en sus carnes las consecuencias de la intolerancia cuando borró en 2018 un mural en Málaga por el verso de Vicente Aleixandre que alguien tachó de machista.

— Son cosas que pasan. Hice un mural en una zona de Málaga donde hay muchos con la versión de la foto de Robert Doisneau del beso y le añadí un verso de Aleixandre que yo en ningún momento pensé que un clásico pudiera enfadar a nadie. El caso es que sí, se enfadaron y se montó una buena en las redes sociales y. lo que quería convertir en un homenaje al amor, se convirtió en todo lo contrario, así que lo borré. Cuando lo hice, pensé que se acabaría la polémica y fue al revés, se multiplicó aún mas. En cualquier caso, estoy a favor de que el lenguaje tiene que ir cambiando poco a poco porque el lenguaje es efectivamente machista, pero lo que no podemos cambiar son los clásicos y Aleixandre lo es. Usé el verso que dice la memoria del hombre está en sus besos, todo el mundo sabe que se refiere al humano. Me pareció tan bonito ese verso que no pensé que nadie se enfadara.

— ¿Se puede decir que a más redes sociales y más conectados, menos tolerancia?

— Lo que pasa es que las redes sociales tienen efectivamente cosas muy buenas, pero también es un modo de que la gente desfogue toda su bilis y todos sus reproches y complejos, unas veces de forma justificada y otras no, en algunos casos de forma anónima. Esto está bien porque te ahorras ir al psicólogo soltando en Twitter la primera burrada que se te ocurre. Pues habrá que tomárselo con calma. Yo intento utilizar cada día menos las redes sociales. El Twitter no lo uso nada porque me parece que es una horda de gente enfadada y yo lo que quiero es vivir con alegría y dar alegría a los que me acompañen.

— ¿Dónde se siente más a gusto dibujando: en El Jueves, El Mundo o ilustrando Platero y yo?

— Estoy más a gusto ilustrando y escribiendo libros que con las noticias del periódico. En los medios de comunicación, lo que hay que tener claro es el público al que te diriges: en El Jueves, el lector es distinto al de El Mundo y al de El Sur, el periódico malagueño donde publico.

— ¿Qué mensaje transmite hoy a los alumnos de Plástica del IES Vigán, en Gran Tarajal?

— Lo primero es que no dejen la Plástica porque a todos los niños le gusta dibujar pero, cuando crecen, lo dejan. Y les voy a contar qué tiene de bueno dibujar: sacar tu mundo interior hacia fuera a través de un papel y crear historias. Voy a hacer una caricatura para enseñarles y a comparar el humor con la magia que son como primos hermanos.

  • 1

    ¿Perjudicará a los pequeños propietarios de apartamentos el proyecto de ley turística que prepara el Parlamento canario?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados