Acosta no renuncia al proyecto de Chillida en la montaña de Tindaya

11/09/2019

El presidente del Cabildo reconoce que hay «una discrepancia de opinión» dentro el ejecutivo insular, aunque descarta una crisis. En el pacto de PSOE con Podemos y NC-AMF no figuraba que ninguno de los tres partidos firmantes tuviese que renunciar a proyectos defendidos hasta ahora

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta (PSOE), no renuncia al proyecto del escultor vasco Eduardo Chillida para la montaña de Tindaya y, por tanto, se mantiene en la postura defendida siempre por él mismo y por la mayoría de representantes de su partido. «Cabe perfectamente el monumento natural tal cual está como montaña, la gestión y visita de los podomorfos en montaña de Tindaya y desde luego podríamos ver la posibilidad también de que cupiese esta obra del escultor Chillida», afirmó ayer en una entrevista en Radio Sintonía Fuerteventura. Las declaraciones se producen como primera reacción oficial desde la presidencia del Cabildo a las manifestaciones rechazando el proyecto de Chillida realizadas la semana pasada por el consejero insular de Patrimonio Histórico, Andrés Briansó (Podemos).

PSOE y Podemos, que, junto a NC-AMF, integran el ejecutivo del Cabildo tras la moción de censura presentada contra CC, firmaron un pacto de gobierno «en el que nadie ha dicho que vaya a renunciar a ningún tipo de proyecto, lo que se ha dicho es impulsar y estudiar no solo la viabilidad de Tindaya sino de La Atalayita», según Acosta. En todo caso, «Fuerteventura tiene ahora otros proyectos más importantes de los que ocuparse y de los que nos vamos a ocupar», añadió, en referencia a los continuos cortes en el suministro de agua que en últimos años sufren los vecinos en numerosas localidades de la isla.

Con respecto a las declaraciones contra el proyecto de Chillida de su socio de gobierno, Acosta considera que se trata de «una manifestación que ha hecho Unidas Podemos a través de su portavoz, Andrés Briansó, en la que dice que no está por la labor de hacer el proyecto monumental de Montaña de Tindaya». Unas declaraciones «a título personal, a título político, a título de partido político de Unidas Podemos y ellos siempre han manifestado que no están de acuerdo con el proyecto de Tindaya», señaló Acosta. Sin embargo, «yo digo y afirmo que en el pacto de gobierno dice impulsar y estudiar este asunto, otras cosa es que es verdad que no es sospechoso Unidas Podemos de querer aprobar ese proyecto, ese proyecto que lo que toca es [ofrecer] una explicación para que los ciudadanos finalmente puedan decidir».

El cualquier caso, el presidente del Cabildo no considera que haya una crisis «desde el punto de vista de la gestión» en el seno del ejecutivo insular, sino «una discrepancia de gobierno, una opinión dentro del gobierno la cual se procurará que en próximas ocasiones cuando se haga una declaración de este tipo se haga sobre lo que se ha firmado».

El PP pide claridad

El grupo del PP en el Cabildo exigió ayer claridad a Blas Acosta sobre el proyecto de Chillida. «En el mes de julio de este año, Acosta defendía Tindaya y la necesidad de un debate sobre social sobre la obra. Queremos saber si, tras apoyar durante décadas el proyecto en todas las instituciones canarias, ahora se ha retractado para conservar su gobierno junto a Podemos», dijo el portavoz popular, Claudio Gutiérrez. Asimismo, Fernando Enseñat, diputado regional del PP, exigirá en el Parlamento al Ejecutivo autonómico de Ángel Víctor Torres que aclare su postura sobre Tindaya: «Si los que la han apoyado durante años, levantando la mano en el Parlamento y en el Cabildo, ahora renuncian quedan retratados: durante años nos han mentido y hoy ya no tienen credibilidad porque la paralizan oficialmente por la puerta de atrás, mandando a Podemos con el recado».

Una incógnita por resolverse

La postura oficial del Gobierno de Canarias presidido por Ángel Víctor Torres sobre el proyecto de Chillida para Tindaya sigue siendo una incógnita y sin duda tendrá que aclararse próximamente. María Antonia Perera, nueva directora general de Patrimonio del Gobierno de Canarias por la cuota de Podemos, en su calidad de arqueóloga se ha manifestado siempre en contra de la obra diseñada por el escultor vasco.