Gran Canaria

El Parador de Tejeda resurge tras las llamas

16/07/2018

El hotel de la Cruz de Tejeda espera reabrir sus puertas después del verano, un año después de verse afectado por el incendio que arrasó la cumbre de Gran Canaria. Rodeado de naturaleza a más de 1.500 metros de altitud, y con perspectivas únicas al Nublo y el Bentayga, sufrió daños en la cubierta, en 17 habitaciones, las terrazas y la piscina. CANARIAS7 visitó las obras que devolverán su esplendor al lugar

Aunque la herida en la cumbre de Gran Canaria sigue abierta casi un año después, la vida se abre camino gracias a un gélido y húmedo invierno. El verde hace meses que comenzó a ganarle la batalla a la negritud del fuego de aquel fatídico miércoles 20 de septiembre. Y en medio de un espectacular paisaje teñido de luto, el Parador de Cruz de Tejeda también sucumbió a la tiranía de las llamas. Con el Nublo y el Bentayga de testigos impotentes, el fuego arrasó todo lo que encontró a su paso hasta la pétrea edificación.

17 habitaciones afectadas

El fuego no pudo adentrase definitivamente en él, pero al menos el entorno del establecimiento, la idílica piscina exterior con vistas únicas a los roques y 17 de las habitaciones con perspectivas de la inmensa caldera cumbrera sufrían los efectos de las llamas. 14 de ellas registraron daños graves que exigían una rehabilitación integral, mientras que otras tres tan solo evidenciaron desperfectos superficiales en su decoración, mantelería y diversos elementos ornamentales. También se tuvo que retirar parte de la cubierta de la nave central, ya que buena parte de ella se vio dañada como consecuencia de la tela asfáltica que tenía de la impermeabilización y que entró en combustión con el fuego.

Intenso trabajo

Ahora, cuando el recuerdo del rojo en la cumbre sigue latente pero el olor a humo se ha disipado tras la primavera, se trabaja a marchas forzadas para que el Parador Cruz de Tejeda vuelva a abrir sus puertas después del verano. « La intención es que esté abierto de nuevo como muy tarde en noviembre para la temporada alta de turismo en la isla, pero se están intentando acortar los plazos para que esté en octubre», esperan desde el organismo Paradores Nacionales, dependiente del Ministerio de Turismo.

Resistió el fuego

Renovado en 2007 respetando su estructura y temática original, el Parador Cruz de Tejeda dispone de un total de 43 habitaciones repartidas en cinco niveles que presentan una decoración clásica canaria. Los informes técnicos elaborados tras el incendio de septiembre destacaban que «la resistencia al fuego de las puertas de las habitaciones y la correcta a actuación de la brigada de bomberos salvó al Parador» después de que el fuego calcinase más de 2000 hectáreas de terreno y ocasionase importantes daños materiales, sobre todo en los municipios de Tejeda y San Mateo.

Parte del edificio está protegido

La instalación hotelera, que está rodeada de naturaleza y a más de 1.500 metros de altitud, se divide en dos partes según su valor histórico. La zona más reciente no está protegida ni catalogada, pero la antigua sí lo está, de ahí a la cuidadosa labor de rehabilitación que se está llevando a cabo como lo atestigua el reportaje gráfico que CANARIAS7 adelanta.

Se respetará la estructura original

«La obra se ha hecho en dos fases. La primera ha estado enfocada a limpiar toda la suciedad y destrozos de la cubierta, el entorno y las habitaciones, así como a valorar los daños estructurales. Una vez comprobada la estabilidad del edificio mediante la cata de pilares y vigas, se ha procedido a la segunda fase que consiste en la reconstrucción de las zonas dañadas», afirman desde Paradores Nacionales, asegurando que el edificio volverá a lucir como antes. «No se ha hecho nada que no estuviese anteriormente. Se ha respetado escrupulosamente el estado en el que se encontraba el hotel antes del fuego. Cuando vuelva a abrir volverá a lucir como estaba antes del incendio para el disfrute de turistas y visitantes locales. Los trabajos van a buen ritmo y esperamos que vuelvan a abrirse las puertas tras el verano», aseguran.

Un edificio emblemático de la cumbre grancanaria que ahora resurge tras meses de obras, más tardará en recuperarse el paisaje tras el devastador incendio de 2017.