Denuncian la paralización de la declaración BIC del silbo herreño

06/12/2019

La Asociación Cultural para la investigación y conservación del silbo herreño ha denunciado ante el Defensor del Pueblo y el Diputado del Común la inacción de la actual Dirección General de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias en la tramitación de la declaración de BIC del silbo herreño.

El 21 de mayo de 2018 el Cabildo de El Hierro concluyó la instrucción para proponer la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del silbo herreño en la categoría de 'conocimiento y manifestación de la cultura popular en peligro de extinción'.

La Asociación indica en un comunicado que desde entonces "el expediente no ha recibido ninguna atención por parte de los responsables de la Comunidad Autónoma, lo cual constituye una omisión del deber de resolución", y desde que se incoó el BIC "han muerto cinco silbadores herreños de especial relevancia".

Señalan, además, que la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias protege automáticamente los BIC incoados, siendo obligatorio tomar medidas de salvaguarda por parte de las administraciones públicas, sobre todo si estos se encuentran en peligro de extinción, como es el caso del silbo herreño.

"Hasta la fecha, el Gobierno de Canarias, a través de la Consejería de Cultura y, concretamente, de la Dirección General de Patrimonio que ostenta María Antonia Perera Betancor (Sí Podemos Canarias), no se ha preocupado lo más mínimo por este Bien Inmaterial", lamentan.

Agregan que la Ley para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial establece en su artículo 6 que las administraciones competentes deberán garantizar la difusión, transmisión y promoción a las nuevas generaciones de los bienes inmateriales objeto de salvaguarda, coordinando iniciativas públicas y privadas e incentivando fiscalmente a los organismos y empresas promotoras.

Y añaden que la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales de la Unesco (2005) establece que proteger significa adoptar medidas encaminadas a la preservación, salvaguarda y enriquecimiento de la diversidad de las expresiones culturales. Reconociendo la necesidad de adoptar medidas para protegerlas, especialmente en situaciones en las que pueden correr peligro de extinción o de grave menoscabo.

Dejación de funciones

La Asociación apunta que una vez se ha hecho la propuesta de Resolución por parte del Cabildo de El Hierro, el 21 de mayo de 2018, en un plazo máximo de dos meses se debe emitir informe del Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias, tal y como dispone del artículo 12 del Decreto 111/2004, de 29 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre Procedimiento de Declaración y Régimen Jurídico de los Bienes de Interés Cultural.

Siguiendo lo dispuesto en esta norma, es la Dirección General de Patrimonio Histórico la responsable de procurar el informe favorable del Consejo de Patrimonio Histórico de Canarias para la declaración de BIC. Sin embargo, desde la Asociación aseguran que no se ha convocado esta comisión, "desprotegiendo este legado cultural y desoyendo continuadamente las peticiones de los herreños".

Indican que otras declaraciones de BIC propuestas por el Cabildo de El Hierro han conllevado un plazo menor, pero en el caso del silbo herreño "han transcurrido ya veinte meses en los que ni siquiera se ha convocado al Consejo de Patrimonio Cultural, un retraso que constituye a todas luces una anomalía, ya que el silbo herreño no es un BIC consolidado, sino que se encuentra en grave peligro de extinción".

Para la Asociación, "la inactividad de la administración en la dilación del procedimiento y la falta de adopción de medidas de protección no solo supone dejar morir la historia insular, sino la memoria de las personas que lo vivieron y que hoy lo conservan. De hecho, desde que se inició el BIC, han muerto más de cinco silbadores cuyos testimonios son irrepetibles".

Denuncia, igualmente, "la falta de diálogo y transparencia de la actual directora general de Patrimonio Histórico que, pese a haber sido apercibida en varias ocasiones, no ha hecho ni una sola declaración pública en favor de la defensa del BIC". Entienden que su inactividad "constituye una falta de respeto total hacia el patrimonio cultural de los herreños" y les sorprende que lleve a cabo "inversiones económicas extraordinarias para conservar el patrimonio de países extranjeros, como las bibliotecas medievales de Mauritania, mientras que se ignoran las tradiciones y el patrimonio herreños".