Canarias engalana sus cruces

03/05/2018

Grandes, pequeñas, en las puertas de casa, en las calles, en las plazas, en sus calvarios..., como cada 3 de mayo, Canarias engalana las cruces. Lo hace por devoción, pero también por tradición, porque el día está marcado en el calendario ludico-religioso como una fecha insoslayable. En Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de La Palma y Puerto de la Cruz celebran, además, su fundación.

Santa Cruz de La Palma, Santa Cruz de Tenerife o Puerto de la Cruz celebran este jueves sus fiestas fundacionales, en Los Realejos los barrios se pican a base de fuegos artificiales, como los vividos anoche, y en otros lugares como Breña Alta, Teror, Teguise o Valverde la tradición y la devoción popular y religiosa viste las cruces de flores, frutas, ramas, telas y hasta de joyas, como ocurre en algunos pueblos de La Palma.

Teror se adelantaba ya desde el martes para enramar la cruz de la Hoya Alta, posiblemente la primera de toda Canarias en lucir engalanada de hojas y ramas de álamo, brezo y palmeras, pero no fue hasta ayer cuando en las casas, las calles, las plazas, los caminos y encrucijadas de prácticamente todos los pueblos y ciudades de las islas se vivía uno de los días más laboriosos del año. La idea vestir y adornar las cruces durante la noche para que hoy amanezcan listas para ser visitadas. Así ocurre año tras año en los pueblos del interior de Gran Canaria, donde las viejas generaciones empiezan a dar paso a las nuevas, como ocurre en Las Palmas de Gran Canaria, donde son los escolares los que enraman las cruces que hoy se exhiben en la plaza de Santa Ana.

En la capital tinerfeña, las cruces se suceden a lo largo de la rambla de Santa Cruz, engalanadas por diseñadores profesionales. En los barrios, siguen siendo los vecinos los que adornan sus cruces para competir en el concurso que desde hace décadas organiza el Ayuntamiento.

Frente a la majestuosidad que exhiben las cruces en Santa Cruz de Tenerife o el lujo con el que se adornan en los pueblos palmeros de Breña Alta o Mazo, cuajadas de joyas de oro que prestan los vecinos -y que se sientan a vigilar toda la noche y todo el día-, en Los Realejos, en el norte de Tenerife, lo espectacular son los fuegos artificiales que se lanzan esta noche con el pique entre la calle del Sol y la calle del Medio.

En Santa Cruz de La Palma, al engalane de las cruces se suma la tradición de los Mayos, muñecos a tamaño natural que ponen el toque humorístico y pagano a la fiesta.