Tradiciones de boda que siguen un ‘must’

28/11/2019

Pasarán los años y las décadas, las bodas cambiarán y se actualizarán, pero hay ciertas prácticas que se siguen repitiendo en el tiempo como llevar vestido blanco.

El término must es una economización de la expresión anglosajona Must Have It (debes tenerlo) acuñado por la prensa especializada en moda. La traducción al español sería algo como ‘imprescidible’. En las bodas nos encontramos con determinadas tendencias que siempre son un must, a pesar del paso del tiempo y es que hay cosas que nunca cambian o, al menos, por el momento.

Hoy en día, los enlaces matrimoniales han ido evolucionando, adoptando nuevas costumbres y dejando atrás otras. Sin embargo, en la mayoría de las bodas hay algunas que siempre se repiten, aunque en muchas se desconozcan el origen o su objetivo real.

Por ejemplo, hasta el siglo XIX las novias elegían cualquier color para el vestido del día de su boda: negro, verde, rojo, azul y hasta plateado. Fue la Reina Victoria de Inglaterra, en su boda con el Príncipe Alberto en 1840 cuando el blanco se convirtió en un color que pasó a la historia como el de las novias. También ellas suelen seguir manteniendo viva la tradición de llevar algo nuevo, algo prestado y algo azul.

En el ámbito de la pareja, aunque antes eran muchos los que llegaban al altar sin haber convivido juntos, por lo que resultaba normal que la noche anterior al enlace la pasaran separados, ahora, aunque compartan domicilio, siguen sin verse antes de la ceremonia por evitar la mala suerte.

MEZCLA. Otra de las tradiciones que, aunque sigue a la orden del día, se ha actualizado es la de lanzar arroz a los novios. Se trata de un rito muy antiguo que se cree que proviene de Oriente y con el que se le desea a la pareja buena prosperidad. Sin embargo, aunque también han ganado protagonismo los pétalos de rosas, el olivo o el confeti, muchos siguen entremezclándolo con algunos granos de arroz.