Manual de estilo del invitado perfecto

28/11/2019

Al contrario de lo que se puede creer, los hombres también se cuestionan qué deben ponerse para ir elegantemente ataviados a una boda, sin perder su estilo.

El traje es la pieza clave del armario masculino, desde el corte de estilo ejecutivo, típico de los hombres de negocios, con una chaqueta más amplia y cómoda para el día a día, desde el blazer o la americana, ajustada a la cintura, hasta las prendas de ceremonia, con el frec, el chaqué o el esmoquin.

Con todo esto, llegado el momento de acudir a una boda es normal que se tenga la duda sobre qué estilo de traje ponerse. Por regla general, salvo que la invitación a la boda especifique lo contrario, lo más habitual, según el manual de estilo del invitado, a la hora de asistir a una boda como invitado es vestir de media etiqueta, es decir, con traje de chaqueta con corbata o pajarita. En cambio, si la invitación indica que los hombres deben vestir de etiqueta sin indicar el tipo de prenda, estos podrán elegir entre vestir frac, chaqué o esmoquin.

Una de las dudas más frecuentes en lo que respecta al traje de chaqueta es el color que debe utilizarse. Si la boda es de día, la mejor opción es elegir una tonalidad clara, de entre la enorme gama de azules o grises que se pueden encontrar.

Si la boda es de tarde-noche, lo mejor es decidirse por un color más oscuro, como negro, azul marino o azul marengo. Sin embargo, si la boda es muy tradicional y conservadora, lo más apropiado para los invitados será elegir un traje en tonos negros o azules oscuros. La última tendencia en lo que a pantalones de traje se refiere es el corte slim fit, con el bajo bastante cerrado y de largo que repose muy poco en el zapato para que no haga arruga.

Los más elegantes

Máxima etiqueta. El frac representa siempre la etiqueta más alta en cuanto a estilo se refiere. En general, debe reservarse siempre para la noche. Su principal distintivo es la chaqueta negra, corta por delante y larga por detrás, con faldones en pico y botonadura sencilla o cruzada. La acompañan camisa blanca de pecho almidonado con gemelos en los puños, chaleco blanco o negro, pantalones negros y zapatos negros de charol con suela fina.

De día. El chaqué es la versión de máxima etiqueta para ceremonias de día. Está compuesto por tres piezas: chaqueta o levita negra o gris, con un solo botón a la altura del ombligo; chaleco recto o cruzado y pantalón a rayas verticales. El color del chaleco debe ser del mismo tono que la chaqueta.