Claves para que los invitados acierten con el regalo de boda

28/11/2019

Cada vez más, los números de cuentas bancarias comparten protagonismo con las invitaciones de bodas y ahí surge el gran dilema del invitado.

Cuánto dinero debería regalar si me invitan a una boda? Esta es una de las preguntas que más resultados tiene en internet cuando los invitados recurren al buscador para alumbrar su dilema.

Por tanto, ese trata de una cuestión que en algún momento preocupa a todos los invitados de una boda para saber definir bien y con claridad cuánto invertir en el regalo que harán a los novios. La clásica lista en una tienda se encuentra cada vez más en desuso, ya que no es cómodo para los invitados acercarse físicamente y los novios muchas veces no necesitan esos objetos.

Antes que nada, y para ser coherentes, los invitados tendrán que analizar varias circunstancias que, en cierta manera, pueden determinar el tipo de regalo a escoger. Primero, la relación que se tiene con la pareja que va a contraer matrimonio porque no es lo mismo ir a la boda de un hermano que a la de un compañero de trabajo.

Por otro lado, y no menos importante, resulta fundamental y lógico ver la situación financiera con la que se acude a la ceremonia, sobre todo porque, se supone, que los novios no invitan por el regalo sino por compartir un momento importante en sus vidas con sus amigos y familiares. En este sentido también habrá que tener en cuenta si se va a asistir a la boda o no, por lo que el regalo deberá adaptarse a las circunstancias que sean.

Llegados a este punto, y si la intención es realizar una transferencia bancaria, los invitados pueden optar por valorar el tipo de ceremonia a la que van a asistir, si es tipo cóctel o banquete, para calcular aproximadamente cuánto puede ser el coste del cubierto, que es lo que, tradicionalmente, se estipula como regalo correcto.

No obstante, hay quiénes se resisten a esta práctica por considerarla fría. En este caso, algunas ideas de regalos pueden ser un viaje previo a la boda para que los novios se relajen y disfruten de unos días de desconexión; unos tratamientos en un spa o una talasoterapia para hacer una parada técnica entre tanto preparativo; o bien algún artículo del hogar que se sepa a ciencia cierta que los novios necesitan o quieren.

Con todo esto, y como bien rezan muchas de las invitaciones, lo más importante para los contrayentes siempre será la asistencia.