Ion Aramendi en el plató de 'El cazador', programa de TVE. / R.C.

«La vuelta a las grabaciones fue uno de los días más felices»

Conduce 'El cazador', el concurso de La 1 de TVE que la próxima semana tendrá varias ediciones especiales con famosos

JULIÁN ALÍA Madrid

De vacaciones, y «descansando un poco» porque se pegan un «palizón» cada vez que graban, Ion Aramendi (San Sebastián, 43 años) señala que espera que se haga realidad una tercera temporada de 'El cazador', el concurso que emite de lunes a viernes La 1 a las 18:45 horas. Además, la próxima semana el programa emite entregas especiales en las que serán famosos quienes se enfrenten a los cuatro cazadores. De esta manera, Boris Izaguirre, Carmen Lomana, Frank Blanco, Silvia Jato, Raquel Sánchez Silva, Jacob Petrus o Pablo Carbonell son algunos de los concursantes que se miden a Erundino Alonso, Ruth de Andrés, Paz Herrera y Lilit Manukyan. «Me he divertido mucho, porque los famosos también se han puesto tensos y nerviosos, y no querían perder», asegura el presentador vasco.

-¿Cuánto cambia tener este tipo de concursantes?

-Es muy diferente y mucho más intenso todo, aunque los he visto con un nivel muy bueno. Han sido programas superdivertidos, y para mí han significado un reto, porque no es lo mismo tener a un concursante anónimo, que es más controlable, que a famosos como Boris o Pablo Carbonell (risas). Ha estado muy bien porque concursan en serio, y era lo que nosotros queríamos. No íbamos a regalar nada sin que se lo ganasen ellos.

-¿Y usted no se anima?

-Bueno, yo juego siempre en la primera ronda, porque no conozco las respuestas. Prefiero leerlas según las voy viendo, por lo que a veces me mojo… y meto la pata. Yo tengo una cultura limitada, sé unas cosas y otras no, y a veces digo que me la jugaría por una, y me pego el batacazo. Que concursen los demás.

-¿A quién no querría ver enfrente ni en pintura?

-Me lo he planteado muchas veces, pero es que los cuatro son extremadamente buenos. Y de maneras distintas. Erundino quizá ha aprendido más por su experiencia vital. Es muy curioso, le gusta mucho viajar, muchos de sus conocimientos están relacionados con anécdotas que le han ocurrido y utiliza mucho la lógica, pero nadie puede competir con Lilit y Paz en cuanto a estudio. Tienen un cerebro privilegiado y son puro conocimiento. Y, luego, Ruth es muy compleja, porque es de esas personas que lo sabe y no sabes por qué. Le suena todo. Ni estudia ni nada, pero se queda con todo. Parece que le meten el conocimiento con jeringuilla. Con lo cual, no me gustaría enfrentarme con ninguno de los cuatro en el programa, pero al pimpón, con todos, o al baloncesto, que les pulo (risas).

-¿Cómo fue la vuelta a las grabaciones tras el parón?

-Fue uno de los días más felices de la vida de todos los que estamos en el equipo. Fue muy especial el llegar a plató de nuevo, encontrarme con el equipo y empezar a ensayar. Fue una maravilla, aunque diferente, porque no hubo abrazos ni acercamientos, pero nos valía con solo la ilusión de seguir trabajando, mejorando el formato y puliendo los detalles. Estoy superfeliz haciendo este programa, y me encantaría que durara muchísimo tiempo.

-¿Cómo es de complicado hacerse con un hueco en la parrilla?

-Buf, complicadísimo. La tarde es una franja muy compleja, porque está dominada por productos que llevan muchísimos años, como 'Sálvame', del que yo formé parte, que es un trasatlántico absoluto. También están '¡Ahora caigo!' y '¡Boom!' en Antena 3, 'Más vale tarde' en La Sexta… Todo tiene su espacio, y para conseguir un hueco, primero tienes que salir con un producto bueno en el que confíes, y tener mucha paciencia. Y yo creo que es lo que ha pasado con TVE. Pensamos que tiene un potencial de crecimiento muy grande, y creo que tenemos hueco, que nos lo vamos haciendo poco a poco. Esperamos que la gente se dé cuenta de que puede ver un rato 'El cazador'. Está muy fragmentado, pero lo nuestro es una competición muy sana, entretenimiento puro y duro, y con el que además se aprende.