En 'ten una cita o vete' una respuesta equivocada acaba haciendo caer al concursante a un hoyo / R.C

Los programas de citas tiran de ingenio y excesos para ganar espectadores

De triángulos amorosos a citas mediante lenguaje de signos, así son las nuevas creaciones de las teles europeas para encontrar el amor

SARA RUBIO / AFP

La sociedad ha cambiado mucho y las citas y relaciones amorosas no son una excepción. Muy atrás quedan aquellos tiempos en los que había que hacer todo lo posible por conseguir una primera cita cuando acababas de conocer a alguien en un bar. O tener que llamar al teléfono fijo de casa, pasando el filtro de los padres y hermanos, para lograr hablar con la persona a la que querías conocer. Internet y las redes sociales han abierto un mundo de posibilidades en este sector. Y ahora, un buen puñado de programas brindan la oportunidad de conocer en la gran pantalla al que puede ser el amor de tu vida. Y cada vez son más variados y novedosos. El Mipcom, el Mercado Internacional de la Televisión, ha presentado en Cannes (Francia) sus próximos proyectos en el sector de los programas de citas.

Triángulos amorosos, citas en una caravana, fetichismo... Al más puro estilo 'Ahora Caigo', ya no basta con que te den calabazas, si no que ahora te vas al hoyo. Literalmente. En la británica 'The love trap' (La trampa amorosa), doce chicas compiten por conquistar a un soltero, pero solo la mitad de ellas buscan realmente una relación, las otras seis acuden al programa con el propósito de hacerse con el dinero que consigue la elegida. El soltero tendrá que descubrir a las mentirosas que, una vez identificadas, son expulsadas del plató por una trampilla con solo apretar un botón. La misma dinámica sigue el programa alemán 'Date or drop' (Ten una cita o cae), donde una respuesta poco afortunada puede acabar con los candidatos en el agujero.

Probar a ser tres cuando te aburres siendo dos. Es la idea que ha llevado a cabo 'The love triangle' (el triángulo amoroso). El programa propone a las parejas que prueben el poliamor para dar vida a sus relaciones.

Otro reality show británico, 'Kinky daters' (Citas atrevidas) reúne a heterosexuales curiosos con adeptos de prácticas sexuales más atrevidas, como el fetichismo o el sadomasoquismo, y tendrán una «sala de juegos» para ir probando.

En el programa sueco 'Sexy Hands' (Manos sexis) pretenden innovar con citas inclusivas en lenguaje de signos para que las personas con problemas de audición tengan una oportunidad de encontrar el amor.

Entre 'Bailando por un sueño' y 'Dirty dancing', así es el programa 'I like the way U move' (Me gusta cómo te mueves), que promete hacer saltar chispas entre bailarines profesionales e inexpertos concursantes. Las parejas aprenderán a bailar y tendrán que dejar patente su afinidad (y quizás su amor) en la pista de baile. Una historia que sin duda recuerda a la de Yana Olina y David Bustamante en 'Bailando con las estrellas'.

«Lo que cuenta no es el destino sino el viaje», es el dicho que quiere poner en práctica el programa 'Love van' (Furgoneta del amor) en el que seis jóvenes solteros se van subiendo a una camioneta para que se conozcan mejor. En su viaje recogerán a nuevos aspirantes que pueden convertirse en compañeros de ruta o acabar bajándose en la próxima etapa.

Otras emisiones como la francesa 'Tiny house for big love' (Pequeña casa para un gran amor) pondrán a prueba la afinidad de los concursantes juntándolos en pequeñas casas itinerantes para que entablen relación. En el programa neerlandés 'B&B of love', seis propietarios de alojamientos en Europa intentarán conquistar a su huésped.

En España, el programa de citas por excelencia siempre ha sido 'Mujeres y Hombres y Viceversa', en el que un nutrido grupo de pretendientes tenía la tarea de conquistar a su tronista. Ha permanecido en antena desde 2008 hasta marzo de este mismo año, cuando se dio por finalizada su emisión. 'La Isla de las Tentaciones' es el exitoso reality creado por Mediaset en el que parejas en crisis intentan resistir a la tentación de los solteros que viven con ellos en villas de lujo en República Dominicana. 'First Dates' es otra de las creaciones españolas para conocer el amor, los candidatos pasan un test de compatibilidad antes de enfrentarse a la cena con su posible nueva pareja. Desde que el programa, presentado por Carlos Sobera, abriera por primera vez sus puertas en abril de 2016, el restaurante ha recibido a más de 12.000 solteros en busca de pareja, lo que ha supuesto la celebración de más de 6.000 citas. En un 60% de ellas sus protagonistas quisieron una segunda cita. Además, 28 de ellas acabaron en propuesta de matrimonio, siete en boda y ocho en el nacimiento de un bebé.