Karlos Arguiñano. / archivo

Karlos Arguiñano, Premio Nacional de Televisión 2021

El Ministerio de Cultura reconoce la labor del chef vasco por afianzar la cocina en la pequeña pantalla tras 30 años de trayectoria televisiva

J. MORENO Madrid

Llegó a la televisión por «culpa» de Joan Manuel Serrat. El cantautor catalán fue a cenar junto a su equipo al restaurante de Karlos Arguiñano (Beasain, 1948) en Zarautz tras una actuación en San Sebastián, y encandiló a los comensales con su retahíla de chistes. Le propusieron grabar un vídeo donde contarlos, pero él les contestó que lo que verdaderamente le gustaría era presentar un programa de cocina. Y a los diez días se lo ofrecieron.

Treinta años después de aquel debut, el Ministerio de Cultura y Deporte ha galardonado al vasco con el Premio Nacional de Televisión 2021. El jurado, por unanimidad, ha querido «reconocer en la personalidad creativa del premiado la continuidad sostenida de una completa trayectoria en el ámbito de la televisión, con especial relevancia en el afianzamiento y la consolidación de un género que reúne televisión, gastronomía y cultura».

Según el Ministerio, «su aportación a la creación de audiencias fieles» ha significado «un impulso decisivo a la gastronomía como sector cultural». En esta línea se ha pronunciado el titular de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, que anunciaba en Twitter la noticia tras comunicársela por teléfono. «¡Enhorabuena, querido Karlos! Gracias por todos estos años de profesionalidad, por hacer de la gastronomía cultura y por tu enorme sentido del humor», destacaba.

Con el Premio Nacional de Televisión, el Ministerio reconoce a la televisión «como herramienta esencial para la difusión de la cultura». El galardón está dotado con 30.000 euros y en anteriores ediciones lo recibieron Andreu Buenafuente (2020), el programa de La 2 'Imprescindibles' (2019) o la periodista Victoria Prego (2018).

El reconocimiento pilla a Arguiñano en plena forma televisiva. A sus 72 años, el cocinero mantiene a su legión de fieles en Antena 3, donde su 'Cocina abierta' (de lunes a viernes a las 13:20 horas) ronda el millón de espectadores.

Este cocinero, presentador de televisión, actor, escritor y empresario comenzó en la pequeña pantalla en 1990 en ETB, pero enseguida saltó a TVE para ponerse al frente de los fogones. La cadena pública vio en él al candidato ideal para sustituir a la pionera Elena Santoja tras la polémica cancelación de 'Con las manos en la masa', después de que la presentadora se negara a incluir publicidad de productos durante el desarrollo del programa sin que ella recibiera ninguna contraprestación económica.

En las principales cadenas

Con 'El menú de cada día' primero y 'El menú de Karlos Arguiñano' después, ambos emitidos en La 1, alcanzó éxito y popularidad en la década de los 90 y recibió el Premio Ondas en la categoría de Programas Nacionales de Televisión. En 1997 fichó por Telecinco, donde permaneció dos años, y tras pasar por la televisión argentina, regresó en 2002 a TVE. Volvió a Telecinco solo dos años después, donde permaneció hasta 2010, cuando dio el salto a Antena 3 tras una controvertida salida del grupo dirigido por Paolo Vasile, que acusó al cocinero de pedir más dinero para su renovación, algo que Arguiñano rechazó tajantemente. «No dijeron la verdad sobre mi marcha», afirmó en aquel momento.

Desde entonces, se ha consolidado en la franja matinal de Antena 3 con sus recetas sencillas y su particular sentido del humor, que también ha ido mezclando en los últimos años con sus ácidas críticas políticas que le han llevado a protagonizar noticias virales y en general muy aplaudidas por el público.

Su larga trayectoria profesional, en definitiva, ha estado ligada a las cámaras, pero también le salvó de cerrar su restaurante. El propio Arguiñano confesó, en una entrevista en La Sexta, cómo hace treinta años una deuda millonaria de más de 30 millones de pesetas (unos 180.000 euros) a un proveedor de alimentos casi le lleva a la ruina. Sin embargo, su primer contrato de televisión consiguió revertir la dramática situación y le convirtió en uno de los rostros más queridos de nuestra pequeña pantalla.