Miki Nadal y Juanma Castaño sostienen el trofeo que les acredita como ganadores de la sexta edición de 'MasterChef Celebrity'. / R. C./Vídeo: E. P.

Juanma Castaño y Miki Nadal ganan su estrella

«Podemos cerrar juntos algún bar, pero no abrir un restaurante», dicen los triunfadores de 'MasterChef Celebrity'

J. MORENO

«Lo dije el primer día. Para mí los ganadores eran o David Bustamante o Belén López», cuenta Miki Nadal (Zaragoza 54 años), el gran triunfador, junto a Juanma Castaño (Gijón 44 años), de la sexta edición de 'MasterChef Celebrity', el 'talent' culinario de La 1 de TVE que se despidió el lunes con más de 2,6 millones de espectadores y un 24,4% de cuota de pantalla. Y lo hizo haciendo historia. Por primera vez en el formato, dos aspirantes se alzaban con el trofeo tras disputar una de las finales más reñidas y conmovedoras de los últimos años. El aragonés y el asturiano compartieron el premio y los 75.000 euros que han destinado a las oenegés 'Cris contra el cáncer' y 'Casa Santa Teresa', además de un fin de semana en el Basque Culinary Center, la prestigiosa Facultad de Ciencias Gastronómicas de San Sebastián.

Ambos reconocen que el aprendizaje en las cocinas de 'MasterChef' les ha llevado hasta lo más alto en el programa, porque sus relaciones con los fogones no eran muy intensas. «Partía de tener un nivel de supervivencia, de cocina para una persona que vive sola y tira de comida sin mucha elaboración. Vino la pandemia y cogí un poco más de afición para hacer recetas. Pero solo un poco», cuenta el periodista deportivo. «Era un cocinero de 'YouTube', a nivel usuario», revela, por su parte, el colaborador de 'Zapeando'.

Es la primera vez en la historia del programa que el premio se lo reparten entre dos ganadores tras una final conmovedora

Sin embargo, llegaron a la final en la que se anunció que los dos eran los vencedores de la edición ante la sorpresa de la audiencia y del resto de participantes. «En ese carrusel de emociones tan intenso, lo oyes y no sabes qué están haciendo. Le abracé (a Miki) y sentí una alegría tremenda. Ninguno de los dos merecía irse derrotado de esa final», recuerda Castaño. «Y a lo mejor no merecíamos ganar ninguno de los dos, pero perder tampoco», añade, entre risas, el humorista.

Humildad y prejuicios

Tras su paso por el programa se llevan varias lecciones. Destaca el locutor la «cura de humildad» que supone «escuchar un veredicto duro» por parte de los jueces. «Y tienes que decir 'sí, chef'. No plantar cara ni discutirle a una persona que sabe más que tú», sostiene.

Para Miki Nadal, el mayor aprendizaje durante el concurso ha sido superar «los prejuicios con la gente que piensas que son de una manera y te descolocan a los cinco minutos». «En nuestro caso ha pasado. Veníamos de una relación profesional contraria y chocante», añade el periodista asturiano.

Juanma Castaño ha compaginado el rodaje del concurso culinario con su labor diaria al frente de 'El Partidazo' de la Cadena Cope. Llegaba a las 09:00 horas a los estudios de TVE y empalmaba con la radio hasta la madrugada. «Tengo el recuerdo de que fue una etapa de mucho cansancio para mí. En mi carrera profesional he cubierto eventos deportivos en lugares donde el huso horario nos perjudicaba mucho para los directos, pero nada que ver con 'MasterChef, que me ha sacado de mi zona de confort», confiesa.

Lo más complicado para Nadal, en cambio, ha sido la «cocina de altura, con mucha técnica» que se ha practicado en los fogones más famosos de la televisión. «Estás que no sabes si lo vas a saber hacer y te sientes un poco perdido. Luego, con tesón, van saliendo las cosas», dice.

No se ven, de momento, embarcándose en un proyecto conjunto para la hostelería. «Podemos cerrar algún bar, en eso tenemos experiencia, pero abrir un restaurante no, todo lo contrario. Hemos aprendido a respetar la profesión», bromea Castaño. «Profesionalmente, él está en la radio, yo en la televisión. Siempre hay tiempo para un poquito más, pero no sabremos qué pasará de aquí en adelante», agrega Nadal.

Y defienden a su compañera, la actriz Verónica Forqué, cuyo comportamiento en el formato ha estado en el centro de la polémica y ha generado discusiones con otros participantes. «A mí Verónica me daba la vida. Lo digo en serio. A partir de la segunda prueba en exteriores, descubrí cómo era y yo disfrutaba. Estaba deseando que me tocase en su equipo», señala el cómico. «Se puede sacar una secuela de 'MasterChef Celebrity' con lo que no se ha visto de los cocinados. Es una mujer fantástica, que se pone tensa en la cocina, pero es cariñosa, encantadora y buena compañera», apunta el comunicador gijonés.