Santiago Segura y Toni Acosta en una escena de 'Padre no hay más que uno 2' / Jorge Alvarino

«Huir hacia delante es como avanzar hacia atrás»

El protagonista de 'Padre no hay más que uno 2', la gran esperanza del cine español en taquilla, asegura que «el mundo necesita comedia»

JULIÁN ALÍA Madrid

 Ni una pandemia ha impedido que Santiago Segura estrene la película 'Padre no hay más que uno 2: La llegada de la suegra' menos de un año después que su antecesora. La primera parte vio la luz el primero de agosto de 2019. Lo normal es que hubiese debutado en viernes, como es costumbre, pero finalmente ha apostado por adelantar el estreno un par de días, e intentar así dar esquinazo de cierta manera al coronavirus, siempre al acecho, para evitar un nuevo posible cierre de las salas. Y también, porque tiene la sensación de que «el mundo está más necesitado de comedia que nunca». En esta secuela, Santiago Segura retoma la historia de Javier, al que él mismo encarna, y Marisa (Toni Acosta). Los dos tienen que afrontar una nueva expansión familiar, y eso se traduce en la llegada de la suegra (Loles León) -por si fueran pocos, acompañada de un perro samoyedo-, que pone en entredicho la autoridad paterna.

-¿Cómo surgió la decisión de adelantar el estreno de la película?

-Creo firmemente que es importante salvaguardar la salud, pero al mismo tiempo reactivar la economía. Tanto Sony, la distribuidora, como el resto de productores de la película éramos conscientes del momento crítico que se está viviendo: la taquilla ha caído un 80%, las grandes producciones norteamericanas han movido sus fechas de estreno para cuidar su producto, como es lógico, y proteger sus inversiones... Quizás sea lo juicioso, pero pensábamos que el cine necesita exhibir películas. El cine sin películas no puede subsistir, y puede que no sea el mejor momento para estrenar, pero si esperamos a un mejor momento para estrenar, a lo mejor muchos cines no estén ahí para verlo.

-¿Y qué reacción espera?

-Alegría y entusiasmo, mezclados con risas y sonrisas. Uno siempre espera lo mejor. Hay que mantener la ilusión, aunque te llamen iluso.

-¿Teme que el público no se atreva a ir?

-Los rebrotes en cines y teatros a día de hoy han sido cero. Yo espero que la gente vaya con tranquilidad y una actitud responsable, para ir al cine y a cualquier sitio. Una simple reunión de amigos puede ser infinitamente más peligrosa que el cine en estos momentos.

-¿Usted se ha acercado ya a las salas?

-Fui con mis hijas a ver 'Cantando bajo la lluvia', y luego también he estado en varias cadenas para ver las nuevas medidas de seguridad que han implementado las salas para hacer de los cines espacios seguros donde poder disfrutar. El esfuerzo ha sido grande, pero necesario. Un espacio para el disfrute no debe de suponer un riesgo para la salud.

-Siempre bromea sobre sus dotes como actor, pero no se pierde una cuando es el director. ¿Se 'aburre' si no actúa en las películas que dirige?

-Bueno, me gusta mucho interpretar, y ya que he encontrado un director que siempre cuenta conmigo para protagonizar las películas que hace. no quiero dejarle escapar.

     

Sufrimiento

-¿Qué representa para usted la figura de la suegra?

-En la película es claramente un elemento de conflicto, porque Javier ve amenazada su autoridad con su llegada y sufre. El sufrimiento de los protagonistas es muy triste en la vida, pero ideal para la comedia.

-Los personajes, y sobre todo Javier, son especialistas en huir hacia adelante. ¿Usted también?

-Huir hacia adelante es como avanzar hacia atrás, aunque suene muy raro. Yo prefiero enfrentarme a los problemas de frente y con ánimo. Ya sabemos que una retirada a tiempo es una victoria, pero también dicen que el mundo es de los valientes.

-¿Qué similitudes hay entre el actor y el personaje?

-Compartimos físico, para nuestra desgracia, aunque reconozco que quizás sea el único personaje de los que he interpretado en el que he incluido alguna cosilla mía personal.

-No hace ni un año que se estrenó la primera y ya está aquí la segunda. ¿Está pensando ya en una tercera?

-Según vas rodando, encuentras ya anécdotas e ideas para la siguiente, pero es el público el motor definitivo que te anima realmente a continuar una saga.

-Una seña muy reconocible de sus películas son los cameos. ¿Suelen aparecer todos aquellos a quienes se lo propone?

-Por suerte, a la mayoría les divierte y aceptan encantados.

-Hablando de Torrente, hace unos meses mencionaba que con él al mando las medidas frente al coronavirus habrían sido parecidas.

-Por supuesto, estaba bromeando. Asuntos puntuales, como que aprovechando la pandemia nos vendan test y mascarillas defectuosas o sin homologación, es algo muy torrentiano.