Borrar
Rafa Castaño completó el rosco de seguido sin dar oportunidad a su contrincante. R. C.
«He sido un gran beneficiado de la sanidad y educación pública, pago los impuestos a gusto»

«He sido un gran beneficiado de la sanidad y educación pública, pago los impuestos a gusto»

El ganador del bote más generoso hasta la fecha dedicará el dinero a vivir «de manera tranquila» y defiende que Orestes era «el mejor concursante»

J. Moreno

Viernes, 17 de marzo 2023, 14:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Dudó durante «una milésima de segundo» sobre la palabra que iba a responder con la definición de la letra 'z'. Finalmente, contestó 'zabro' y ganó el bote con los casi 2,3 millones de euros que entregó 'Pasapalabra', el mayor premio en la historia del concurso de Antena 3. Rafa Castaño (Sevilla, 32 años) es uno de los hombres más populares del momento al vencer a Orestes Barbero después de 197 duelos y completar del tirón el rosco. El programa arrasó en la noche del jueves con su mejor dato de audiencia (37,4% de cuota de pantalla y 4.578.000 espectadores), pero disparó sus números hasta el 43,8% de 'share' cuando Rafa se llevó el bote.

¿Ha sido un secreto difícil de guardar?

Ha sido difícil de guardar, sí, porque lo he vivido con mucha discreción y mordiéndome mucho la lengua. Al final, Antena 3 fue anunciando, sin decir quién iba a ser, que esta semana caía el bote. A mis padres les tenían fritos con el 'WhatsApp' y cada vez que salían a la calle les pedían que les dijeran quien iba a llevárselo. Lo he llevado con mucha discreción, pero yo sabía que al final acabaría llegando el día en el que se supiera. También ha habido mucha paciencia.

¿Se lleva con Orestes una amistad de 'Pasapalabra'?

Orestes y yo hemos tenido una relación muy buena y fraternal. Pasar tanto tiempo juntos te lleva a conocer muy bien a una persona. Es verdad que cuando hemos estado fuera del plató no hemos hablado mucho, pero la relación es muy buena. Y mi reacción con el bote fue absolutamente genuina, me daba pena que él no pudiera llevarse un premio que también se merecía porque le tengo mucho cariño.

Completó el rosco del tirón. ¿Tuvo alguna duda con alguna definición?

Que el bote va a ser para ti no lo sabes del todo hasta que Roberto Leal te dice que 'sí' y cae el confeti. En cada rosco siempre había dos preguntas difíciles de diccionario y otras dos complicadas de enciclopedia. Entonces, cuando vas respondiendo las difíciles, vas pensando: 'Ostia, me las estoy sabiendo, vamos a ver si me sé la siguiente'. Y recuerdo esa expectación con la definición de 'z'. Dudé, durante una milésima de segundo, entre zabro y zagro, que al final son unas montañas. Meterse tanta información en la cabeza hace que tengas ese tipo de dudas tan rebuscadas. Pero es verdad que fue el día que más cerca vi el bote. Lo hice del tirón y no tuve tiempo de asimilarlo.

¿Tenía preparado el momento de celebración?

En casa pensaba que ojalá llegara ya el momento del bote. Creía que iba a dar saltos de alegría y me iba a volver loco. Cuando llegó el momento, estaba muy contento, pero me parecía un mal detalle ponerme así enfrente de alguien como Orestes, que también lo merecía y que en ese momento tenía que estar pasándolo fatal. No esperaba reaccionar de manera tan contenida. Me he visto en la tele y es probable que estuviera en 'shock'.

¿Cuál es el primer capricho que se ha dado con el premio?

No ha sido un capricho material, precisamente. He visto una serie, porque aunque resulte muy prosaico, yo el último año me dedicaba a estudiar en mi tiempo libre. Y si lo dedicaba a leer, por ejemplo, era a libros que tenían que ver con el estudio. Entonces, lo primero que hice fue sentarme a ver dos capítulos de una serie y me quedé muy a gusto.

¿Tiene algún proyecto para invertir el dinero?

Ahora me voy a dar unos meses para que se enfríe todo. No estoy acostumbrado a tanta atención y a tener tanto dinero, la verdad. Después, mi preocupación fundamental es poder vivir bien realmente. No he pensado en nada concreto sino en poder recuperar un poco esa vida que tenía en la universidad cuando podía leer mucho, ver muchas películas o vivir de manera tranquila. No tengo prisas por buscar nada.

¿Le veremos en algún 'duelo de campeones' de 'Pasapalabra'?

Me gustaría no salir más en la tele porque es un pico de exposición con el que yo no me encuentro muy cómodo. Soy un tipo muy competitivo y me encantaría concursar contra ellos, pero creo que ahora mismo lo más sabio, y más después de ganar tanto dinero, es dar un paso atrás.

¿Qué opina sobre que Hacienda se vaya a quedar con una parte importante del bote?

A la gente le diría que no sufra por mí. A fin de cuentas, me voy a quedar con 1,2 millones de euros, que es muchísimo dinero. Mi padre siempre me decía que paga impuestos el que lo tiene y ya está. He sido un gran beneficiado de la sanidad y la educación pública. Lo coherente es pagar a gusto.

¿Pensó en algún momento que el bote fuera a parar en manos de Orestes?

Tenía totalmente asumido que podía llevárselo Orestes. Él era, lo vuelvo a decir, el mejor concursante que ha pasado por la historia de 'Pasapalabra' y el que mejores habilidades tenía para llevarse el bote. Si no lo hubiera ganado yo, me habría alegrado por él.

¿Se ha quedado un hueco vacío en su vida sin tantas horas de grabación en 'Pasapalabra'?

Cuando sentí más ese hueco fue el día siguiente que me levanté y mi primer instinto fue ponerme a estudiar. Todo lo que hacía en mi tiempo libre era estudiar. Sentí una especie de vacío con mi día a día. Y dije: '¿pero ahora qué hago?'. Evidentemente, ya he ocupado el tiempo con otras cosas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios