La 2, 22.45 horas

‘Documentos TV’ muestra la labor de ‘el barco de los cirujanos’

22/05/2017

El África Mercy lleva más de veinte años diagnosticando y realizando intervenciones gratuitas a los más pobres de África.

El África Mercy, el barco medicalizado más grande del mundo, lleva más de veinte años bordeando la costa occidental africana, ofreciendo diagnósticos e intervenciones quirúrgicas, totalmente gratuitas, a los países más pobres de esta zona. Sus habitantes sufren todavía, enfermedades superadas hoy en el primer mundo, que desfiguran, se propagan e incluso matan.

‘Documentos TV’ muestra la labor de ‘el barco de los cirujanos’

Documentos TV ofrece esta noche en La 2 un documental en el que se puede apreciar la ingente tarea que realizan los voluntarios que trabajan en el conocido como el barco de los cirujanos .Personal sanitario voluntario, procedente de más de cuarenta países, dejan todo en su tierra de origen y se embarcan durante un año en el África Mercy, donde diagnosticarán, en esta ocasión en Guinea, a más de tres mil personas y operarán con éxito a otras tantas. “Pensé, esto es lo que quiero, salvar vidas y cambiar el mundo”, afirma orgullosa una doctora australiana en e barco de los cirujanos, que posee su propia página web www.nde.ong

«Cuando te encuentras en este entorno, la necesidad de ayudar resulta embriagadora y una vez que empiezas, no puedes parar» asegura satisfecho otro de los cirujanos en este altruista documental. Tumores enormes, enfermedades congénitas, extremidades deformadas o heridas de guerra son algunas de las patologías más comunes que se intervienen en los cuatro quirófanos, totalmente equipados de que dispone este hospital flotante, financiado exclusivamente con donaciones. Son enfermedades existentes en Occidente, pero en los países africanos no reciben atención médica adecuada y en muchas ocasiones terminan siendo letales. «No teníamos dinero, no le podíamos llevar al hospital. La primera vez que pisó un hospital fue cuando llegó el barco», cuenta agradecido el padre de una niña con un enorme tumor en la cara. «Es una sensación única, cuando le entregas una tarjeta que dice: ven a vernos, te hacemos una cirugía gratis y tu vida cambiará para siempre» dice otra de las cirujanas, que trabajan en el barco de la entrega, la generosidad y la disponibilidad.