Bertín Osborne, en una imagen del programa 'En mi casa o en la tuya'. / Telecinco

El difícil marzo para Telecinco, con 'Sálvame' en mínimos

Mediaset modifica la programación de su canal principal para recortar distancias con Antena 3

J. MORENO Madrid

Mediaset se enfrenta en este mes de marzo a una inusual caída de la audiencia de Telecinco que empieza a preocupar a la planta noble de Fuencarral. La distancia frente a su principal competidor, Antena 3, líder de audiencias desde que rompió su hegemonía mensual en noviembre de 2021, empieza a acentuarse hasta el punto de que, a día de hoy, parece un rival inalcanzable. La diferencia entre las dos cadenas, en este momento, está en torno a unos 2,7 puntos de cuota de pantalla, con la primera opción recayendo a favor de Atresmedia.

En estas dos semanas de marzo, Telecinco ha puesto en marcha su artillería con una serie de cambios para intentar revertir la tendencia. Movimientos de programas para tapar la fuga de espectadores en un momento en que la guerra en Ucrania despierta gran interés entre el público. De hecho, la cadena de Mediaset se ha subido al carro de la demanda informativa y ha programado, en la codiciada franja del 'access prime time', un formato de actualidad, de lunes a viernes, presentado por la periodista Ana Terradillos. Este proyecto, titulado 'Ucrania: esto no se podrá olvidar', ha promediado en sus tres primera emisiones un 7,1% de cuota de pantalla y apenas 1,1 millones de televidentes, lejos de las cifras de 'El Hormiguero', que se mueven sobre el 16% de 'share'.

El último de los cambios está en la programación del horario estelar de esta noche. La cadena ha desplazado 'Mi casa es la tuya', el formato de entrevistas que conduce Bertín Osborne, del lunes al sábado para suplir a 'Idol Kids', retirado de la parrilla hasta nuevo aviso por su baja audiencia (la última gala del 'talent show' marcó un 8% de cuota). Para elevar estas cifras, Telecinco emite una entrega del programa en la que reúne a María Teresa Campos con sus hijas, Terelu y Carmen Borrego, y la nieta Alejandra Rubio después del distanciamiento familiar entre ellas.

Así, el hueco de Osborne en el 'prime time' del lunes fue ocupado por la comedia 'La que se avecina', cuya fecha de estreno de los nuevos episodios se dio a conocer tres días antes de la emisión sin la habitual promoción entre el resto de medios. La solución, en cambio, fue satisfactoria para Telecinco, pues lideró la noche con un 15,5% y 1,7 millones de espectadores.

La aliada de la ficción nacional

La ficción nacional, eso sí, se ha convertido en una inesperada aliada para el canal, otorgándoles sus mejores cifras en el horario de máxima audiencia. Es el caso también de 'Entrevías', la serie protagonizada por José Coronado, que se corona cada semana como líder del martes (15,3% y 1.699.000 seguidores). Por el contrario, y pese a su intensa promoción, el regreso de 'Pasión de Gavilanes' no logró los objetivos esperados al marcar un 6,2% y un 8,6% en los dos últimos episodios de esta semana, sin alcanzar siquiera el millón de espectadores. Hasta el 'reality' de concursantes anónimos 'Secret Story: La casa de los secretos' ha tenido que recurrir a personajes populares, como Belén Esteban, para aupar sus números.

Un desgaste que se ha trasladado también a la franja de tarde, con 'Sálvame naranja' marcando sus peores datos históricos. El lunes, por ejemplo, marcó 11,9% pese al regreso de una de sus colaboradas estrellas, Anabel Pantoja, mientras que 'Deluxe' anotó el pasado viernes una de sus cifras más bajas (9,1% y 891.000) con el especial feminista dedicado a Rocío Jurado. «En otra época podríamos ser incluso impertinentes con el público, pero con el que nos queda... vamos a resguardarlo. No vamos a ser pocos y encima los vamos a echar», llegó a ironizar Jorge Javier Vázquez con María Patiño.