Lorena García sustituye a Susanna Griso en las vacaciones / R.C

«Antes era bastante dormilona»

La presentadora vuelve a ponerse al frente de 'Espejo Público' (Antena 3) en verano, durante las vacaciones de su titular, Susanna Griso

JULÍAN ALÍA Madrid

Tercer verano de Lorena García (Guadalajara, 38 años) como presentadora de 'Espejo Público' durante las vacaciones de Susanna Griso. La periodista, que conduce habitualmente los informativos matinales de Antena 3, repite otro año más al frente del magacín diario de la cadena, que le permite levantarse casi cuatro horas más tarde que de costumbre. Respeta a Susanna Grisso y aduce que para ella 'Espejo público', con sus cinco horas diarias de duración, es un desafío en toda regla.

-¿Cómo cambia el chip de presentar un informativo a un magacín?

-Me encanta estar siempre informada cien por cien, obviamente, por trabajo, pero también por gusto personal. Y cuando tienes un buen bagaje informativo y conoces la actualidad es relativamente sencillo. La gran diferencia es que en los informativos el guion está muy trazado, y el magacín es mucho más distendido y tienes que tirar un poco más de lo que tengas en la despensa de la información. Cuando me llega la temporada de hacer 'Espejo', y me salgo un poco del corsé del informativo, me gusta mucho. Además, te curte mucho más.

-¿Se agradece no tener que madrugar tanto?

-Eso también ayuda, claro. El descanso y el poder tener un horario más o menos compatible con el día a día ayudan mucho.

-¿Cuánto cambia su rutina?

-Pues. bastante. Cuando presento el matinal me levanto a la una y cuarto de la mañana, y ahora en 'Espejo' sigue siendo un madrugón importante, porque lo hago a las cinco de la mañana, pero no es lo mismo, claro. El descanso nocturno es lo que más se nota en lo personal, aunque luego estoy todo el día conectada a la información. En el matinal, por horario, tengo que estar pendiente de lo que hay, para contarlo al día siguiente lo mejor posible, y lo mismo me pasa en 'Espejo'. Es un programa muy largo y tienes que estar muy pegado a la actualidad para saber de los asuntos que tratas. En cinco horas se tratan muchos temas y muy variados.

     

Horario fijo

-¿No concibe levantarse tarde?

-Por lo menos tengo un horario fijo, y no tengo que estar una semana con cada uno. Antes de tener estos turnos, con los que llevo ya muchos años, era bastante dormilona y me gustaba levantarme con la hora justa. Tenía horarios normales, de entrar a las ocho y media o a las nueve, y se me pegaban bastante las sábanas. Nunca me había gustado madrugar en exceso, pero ahora convivo con ello.

-¿Y cuando llega el fin de semana?

-Recupero muy bien. El mismo viernes ya tengo el horario cogido, y me acuesto a una hora normal. Con un niño pequeño no duermo todo lo que me gustaría, pero a las cinco de la mañana no me levanto. Mi cuerpo no se despierta a esas horas de forma innata. Si no suena el despertador, puedo estar perfectamente hasta las nueve.

-No le importa que las vacaciones queden en un segundo plano en verano, ¿no?

-Voy siempre bastante a contracorriente con las vacaciones. Este año las tenemos todos de aquella manera, pero yo normalmente las tengo antes o después que el resto. Tanto el verano, como la Navidad o Semana Santa, que es cuando normalmente sustituyo a Susanna en 'Espejo', son muy gratificantes, en lo personal y lo profesional. Es un aprendizaje constante. Cada día es un máster. Poder presentar un programa como 'Espejo Público' es una bendición total.

-Y si un año no fuese la elegida, ¿se sentiría decepcionada, o agradecida por los años que sí lo había sido?

 -En esta profesión tenemos que tener muy claro lo que hay y los pies en la tierra. Hay que estar agradecidos cuando te llegan oportunidades como esta, y entender también que alguien puede decidir que ya no es tu momento. Hay momentos muy muy dulces, y, afortunadamente, estoy en uno de ellos.

     

Largo recorrido

-¿Se ve para reemplazar a Susanna Griso o eso es mucho decir?

-Eso es mucho decir, y como la decisión no es mía, todo lo que me encarguen, bienvenido sea. Pero creo que Susanna tiene muchísimo que recorrer por delante.

-Las audiencias están funcionando.

-Sí, sí, y es algo que nos importa y de lo que estamos pendientes todos los días. Al final, nos debemos a que nuestro público nos vea, pero yo siempre digo que lo prioritario es hacer un buen producto, con el que estés satisfecha, y luego pelear por esa audiencia. Afortunadamente, están acompañando, y es un alegrón diario, no lo voy a negar. Y el trabajo que hacemos yo creo que es impecable.

-¿Cómo lucha contra las 'fake news'?

-Lo fundamental es contrastar las informaciones. Las hay que huelen a falso a kilómetros, y otras en las que puede haber más dudas. Hay que tener cuidado con las redes sociales y con todo lo que nos llega a través de Whatsapp. Acudir a fuentes contrastadas es siempre imprescindible.

-¿Y qué opinión tiene de la evolución del periodismo con la llegada de las nuevas tecnologías?

-Yo creo que todo es positivo. Lo importante es sacar lo bueno de cada cosa. Ahora, con esta situación del coronavirus, yo creo que todos hemos aprendido cuántas cosas buenas pueden traer las nuevas tecnologías. Las redes sociales pueden ser una muy buena aliada, porque es información instantánea, siempre que lo hagamos contrastando.