Tamara Falcó, en una instantanea de sus redes sociales, durante sus vacaciones en familia. / instagram

Tamara Falcó y Ana Boyer, de vacaciones en las Maldivas

Acompañadas por su madre, Isabel Preysler, celebraron el cumpleaños de la marquesa de Griñón en este paraíso tropical

JOAQUINA DUEÑAS

La isla privada de Naladhu, en las Maldivas, ha sido el escenario elegido por Tamara Falcó, Ana Boyer e Isabel Preysler para disfrutar de unas vacaciones familiares y celebrar de paso el 41 cumpleaños de la marquesa de Griñón, después de unos meses complicados, a raíz de la ruptura con su prometido, Íñigo Onieva.

Se trata de un paradisíaco lugar conocido por sus playas de aguas cristalinas que cuenta con apenas 20 casas, todas ellas con piscina privada y mayordomo exclusivo 24 horas. Un destino al alcance solo de algunos bolsillos, ya que la estancia más económica alcanza los 1.500 euros la noche, sin desayuno, mientras que la residencia más exclusiva de la isla, con capacidad para seis personas, cuesta más de 6.000 euros.

Una escapada que a buen seguro ha permitido a Tamara Falcó disfrutar de la naturaleza y de la familia, alejada de los sinsabores del día a día. Por si fuera poco, Isabel Preysler y Ana Boyer tenían preparada una sorpresa para la marquesa, que ella misma se encargaba de contar: «Mi equipo de ensueño me tenía preparada esta gran sorpresa de celebración de cumpleaños», escribía la marquesa como descripción de unas fotografías de una    suculenta cena a la luz de las velas a la orilla del mar en la que no faltó la tarta.

Una cita muy especial en la que también estuvieron Fernando Verdasco, marido de Ana, y los dos hijos del matrimonio, Miguel de tres años, y Mateo, que cumplirá dos el 23 de este mes. Tamara tiene una relación muy especial con sus sobrinos.

Plan familiar

En las imágenes de la fiesta de cumpleaños se vio a la marquesa de Griñón gateando por el suelo en divertidos juegos con los niños. Los pequeños son una alegría para la empresaria que aprovecha todo el tiempo que puede a su lado, ya que viven con sus padres en Qatar. La familia ha sido siempre un pilar para Tamara y desde su mediática ruptura con Íñigo Onieva se han convertido también en su refugio y en su mayor apoyo. Así se transmite en las fotografías que han subido a las redes sociales y que destilan complicidad, además de estilo.

Y es que, si hay algo en lo que siempre ponen especial atención las chicas Preysler es en su cuidado estilismo en todas las ocasiones. Para su estancia en Naladhu han optado por vestidos y sandalias (o pies descalzos), cabello recogido y poco o ningún maquillaje, ofreciendo una imagen muy fresca.

Unos días de descanso durante los que habrán podido disfrutar de todas las comodidades y experiencias que ofrece el resort de esta isla privada como los circuitos de spa, las catas de vino, los viajes por el océano o el submarinismo, además de las maravillas propias de la naturaleza como los atardeceres en la playa. Unos días de desconexión que les habrán permitido regresar a España con las pilas    bien cargadas para sus inminentes compromisos navideños.