La presentadora Susanna Griso. / Efe

Susanna Griso y Joaquín Güell fotografiados juntos en Madrid

Los rumores sobre la amistad entre la presentadora y el financiero vienen escuchándose desde el pasado verano

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

La separación de Susanna Griso trascendía a finales del año pasado, cuando la reconocida presentadora del matinal televisivo y su pareja durante más de dos décadas, Carles Torras, decidían tomarse un tiempo que resultaba ser definitivo. Este verano empezaron los primeros rumores que hablaban que la periodista podía estar empezando una nueva relación. Algo que, a tenor de las imágenes publicadas por la revista Hola, parece ser una realidad. Susanna Griso y Joaquín Güell han sido fotografiados justos en Madrid en lo que la publicación califica como «confirmación de la amistad».

Las isntantáneas han sido tomadas cuando la periodista y el financiero, heredero de una de las familias más importantes de Cataluña, llegaban a la casa que él tiene en la capital, después de compartir un almuerzo entre amigos. Se les ha visto charlando y muy cómplices en todo momento. Sin embargo, de ninguno de sus gestos se puede confirmar que entre ellos exista algo más que una amistad. De hecho, la propia publicación señala que «en honor a la verdad, sin un solo gesto entre ellos que pueda indicar que son pareja». Prudentes afirmaciones que no desmienten el hecho de que Griso y Güell al menos se están conociendo. Como en todo, solo el tiempo dirá cómo evoluciona esta historia entre la popular presentadora y el financiero.

De hecho, Susanna es poco amiga de adelantar acontecimientos y acostumbra a adaptarse a los cambios. Así lo confesaba este verano en Marbella, cuando acudió a la gala benéfica de Starlite, donde recibió un premio: «Ahora mismo estoy instalada en la pura improvisación porque no se pueden hacer planes de nada y en el programa nos pasa lo que os pasa a vosotros, que a veces fallan unos y otro día te falla otro». «Estoy muy bien, la verdad es que estoy en una etapa dulce, con plan A, B, C y D», reconocía, después de una temporada profesional marcada por la pandemia del coronavirus en la que la relación con su exmarido ha continuado siendo amistosa y buena.

Financiero catalán

Cuando saltó la noticia de la separación de Griso, hay quienes apuntaban que las ideas des u exmarido, cercanas al independentismo catalán habrían desgastado al matrimonio. Por eso no resulta extraña su amistad con Joaquín Güell. Quizás su nombre no sea muy conocido por el gran público, sin embargo, sí lo es en el seno de la sociedad catalana, tanto por su ascendencia familiar, ya que es heredero de una importante familia, como por su anterior pareja. Güell estuvo casado con la diputada del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, entre 2001 y 2018, con quien tiene dos hijas. Conocido en sus círculos más cercanos como Joaco, es, además, primo de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada.

Estudió Ciencias Políticas en París y Económicas en la universidad estadounidense de Harvard. Actualmente es director de un fondo de capital riesgo en Londres donde reside realizando habituales visitas a Barcelona y a Madrid. En las últimas horas ha pasado de protagonizar los titulares como «soltero de oro» a «nueva ilusión» o «mejor amigo». Quizás, tal como rezaba la camiseta que lucía hace unas semanas Susanna Griso en su programa, 'Love is de answer' (El amor es la respuesta). Ella misma lo afirmaba: «Te puedo decir que el amor siempre es la respuesta. Y, después de un año de sin tocarnos, necesito piel, necesito abrazos, necesito besos», aseguraba. A pesar de que lejos de ser una declaración de intenciones de la presentadora, todo había sido fruto de una elección del equipo de vestuario.