La reina Isabel II, con dos de sus ponis. / reuters

La reina Isabel II celebra en privado su 96 cumpleaños

La monarca británica se retira a la residencia campestre favorita de su difunto marido, el príncipe Felipe, donde se espera que reciba visitas de familiares y conocidos

LOURDES GÓMEZ Londres

«Feliz cumpleaños, su majestad», tuiteó el palacio de Buckingham. Isabel II cumplió 96 años este jueves 21 y la felicitación de la Casa Real tuvo un eco mundial. La sede oficial de la monarquía británica marcó la ocasión con dos retratos de la homenajeada. A Twitter subió una fotografía en blanco y negro de cuando tenía dos años. La entonces princesa Lilibet posa sonriente y con los mofletes apoyados sobre los puños de sus manos en la instantánea de época. En la versión contemporánea, la monarca asoma entre dos ponies de raza en una escena captada en los terrenos del castillo de Windsor.

Esta semana se trasladó a Sandringham, la finca privada de Norfolk, en el este de Inglaterra, donde acostumbraba a pasar las navidades con su familia más cercana. Con los años se ha convertido en residencia favorita campestre de varios miembros del clan, incluidos la reina y el príncipe Guillermo. Pero sedujo, en particular, al duque de Edimburgo, quien gestionó las tareas agrícolas y ensayó técnicas de cultivo orgánico en sus extensos campos a lo largo de su vida. En una casona de la propiedad, Wood Farm, se instaló el príncipe Felipe al jubilarse de sus funciones oficiales y al mismo enclave rural y apartado se ha mudado su ahora viuda en las ocasiones recientes más significativas.

La reina se refugió en Wood Farm en el aniversario de su ascensión al trono, el pasado 6 de febrero. Cumplió ese día 70 años de reinado y el mismo bucle temporal desde la muerte de su padre, el rey Jorge VI. Marcó también otro hito histórico, como reina más longeva de los anales británicos, que se está festejando a lo largo de 2022 en Reino Unido, las antiguas colonias que reconocen a Isabel II como jefa de Estado y en el resto de las naciones miembros de la Commonwealth.

«Le deseamos un muy especial 96 cumpleaños a su majestad la Reina», comunicaron los duques de Cambridge en un mensaje que subraya el papel de la madre, abuela y bisabuela Windsor. «Una inspiración para tantos en el Reino Unido, la Commonwealth y el mundo, particularmente especial en el año de su Jubileo de Platino», tuitearon Guillermo y Catalina junto con un par de fotos familiares. Carlos y su mujer Camila marcaron la onomástica en mensajes de tono similar.

La nota discorde la emitió Enrique, que acaparó la atención de los medios la víspera del cumpleaños a raíz de una nueva entrevista con una televisión estadounidense. El príncipe y su mujer Meghan visitaron a la reina en Windsor la semana pasada, en una escala sorpresa de un proyectado viaje a Holanda, donde participaron en la inauguración de los juegos Invictus de veteranos heridos y discapacitados. El duque habló ante las cámaras de su monárquica abuela y mantuvo silencio respecto a su padre y hermano, lo cual reabrió heridas en la firma, según expertos palaciegos. «Siempre está de buen humor conmigo y yo simplemente me aseguro de que esté bien protegida y rodeada de la gente correcta», afirmó sin explicar de quien ha de protegerse la jefa de Estado.

Sigue en duda si Enrique participará en eventos privados del jubileo. Se ha querellado con el Gobierno desde que renunció a su papel público y perdió con ello la protección policial, y teme por la seguridad en Inglaterra de sus dos hijos. En la entrevista afirma que está «intentando» solucionar el embrollo y «traer a mis niños para que conozcan» a su bisabuela. El mayor, Archie, nació en Windsor, pero la pequeña Lilibet aún no conoce a su famosa tocaya.

Pero el gran suspense es la participación de Isabel en eventos estelares de su Jubileo, del 2 al 5 de junio. Ha cancelado en las últimas semanas citas, a las que casi nunca había faltado, por problemas de movilidad, que Palacio considera normales para su avanzada edad. Su presencia o ausencia en el Derby, el clásico del calendario inglés de carreras de caballos, será el indicio más claro sobre su estado de salud, según apuntan sus biógrafos.