A la cárcel por casarse con su propia hija

El hombre ha ido a prisión después de casarse y tener relaciones sexuales con su propia hija, a la que abandonó poco después de su nacimiento.

CANARIAS7

La joven Samantha Kershner tenía 17 años cuando se reencontró con su progenitor Travis Fieldgrove.

Cuando Kershner nació en el 2000 su padre la dejó sola para comenzar una nueva vida con otra pareja. Sin embargo, cuando ella estaba a punto de alcanzar la mayoría de edad, él regresó y comenzaron a tener relaciones sexuales.

Dos años de cárcel por intento de incesto y un año después recibió otros dos años por el mismo delito. La joven fue condenada a 22 días de cárcel.

Según las investigaciones, la pareja proclamaba su amor y de su vida juntos en Facebook. Después de que las autoridades los descubrieran, la pareja se casó.

Al principio, la pareja negó que ningún parentezco, pero una prueba de ADN descubrió que había un 99,999% de posibilidades de que Travis fuera su padre.