El periodista Jesús Mariña. / Archivo / ep

Muere el periodista del 'corazón' Jesús Mariñas a los 79 años

El gallego llevaba más de un mes ingresado por complicaciones derivadas del cáncer de vejiga que padecía

JOAQUINA DUEÑAS

El conocido periodista del corazón Jesús Mariñas ha fallecido este martes a los 79 años después de varios meses luchando contra un cáncer de vejiga. Desde el pasado 31 de marzo estaba ingresado por un empeoramiento de su salud. A su lado en todo momento, su marido, Elio Valderrama, con quien llevaba más de 32 años de relación. Ha sido él precisamente, el encargado de comunicar la triste noticia.

Siguiendo el deseo del propio Mariñas, su despedida será muy íntima. Sus restos mortales serán incinerados y luego, será traslado a su tierra natal, La Coruña, para descansar junto a su madre, a quien estaba muy unido. En todo caso, también tal como él dispuso antes de su fallecimiento, no habrá velatorio para darle el último adiós.

Tras la pérdida, han sido muchos los rostros populares que han querido enviar sus condolencias y dedicarle unas bonitas palabras de despedida. Joaquín Prat, que era el encargado de anunciar su pérdida en 'El programa de Ana Rosa', enviaba el pésame a su marido: «Vayas donde vayas, te vamos a echar de menos. El pionero y el maestro del género, del que muchos hemos y han aprendido», decía emocionado.

En la misma línea se manifestaba Alessandro Lecquio, que recordaba que había sido el primer periodista al que conoció al llegar a España. «Una grandísima pena, primero personal, por el cariño que nos teníamos, y luego profesional, porque revolucionó la prensa del corazón, trasladando a la televisión algo que solo pertenecía a las revistas», relataba.

Las redes sociales se llenaban de condolencias. «Tengo el corazón roto», escribía Rosa Villacastín. «Se ha ido un gran amigo, Jesús Mariñas, un periodista de raza. Vital, compañero de viaje entrañable, generoso… Ojalá que en este último viaje le vaya bonito». Aurelio Manzano, Remedios Cervantes, Esperanza Gracia, Víctor Sandoval, Toñi Moreno, Kike Calleja o Sandra Barneda, quisieron mostrar su pesar.

Unos mensajes que lo recuerdan como una persona entrañable y entregado a sus amigos que contrasta con la imagen que le gustaba proyectar públicamente. Mariñas era conocido como uno de los artífices de la prensa del corazón tal como la conocemos en la actualidad. Su trayectoria profesional comenzó como botones en 'El Ideal Gallego' donde conoció a personalidades del teatro como Ladrón de Guevara o Carlos Larrañaga. Gracias precisamente a Ladrón de Guevara dio sus primeros pasos en la crónica social en el programa de Luis del Olmo, 'Potagonsitas'.

Incisivo y lenguaraz, sabía moverse entre los personajes del corazón, no solo como periodista sino como amigo, lo que no le impedía hablar sin censuras de sus amigos famosos. Rosa Benito recuerda las numerosas veces que su cuñada, Rocío Jurado, levantaba el teléfono para reprocharle algunas de sus informaciones sobre su familia, aunque siempre se quisieron mucho.

La popularidad le llegó de la mano del programa de televisión 'Tómbola' donde pronunció la frase «¡Que te calles, Karmele!», en un enfrentamiento con la periodista catalana y que pasó a ser parte del lenguaje popular durante los años 90.

Entre las numerosas anécdotas en su haber, la del puñetazo que le propinó el Premio Nobel Camilo José Cela y que quedó recogido en una fotografía de Bernardo Paz. Fue en el verano de 1991 en Marbella, en una fiesta en el hotel Coral Beach en la que coincidieron el autor de 'La familia del Pascual Duarte' junto a su esposa, Marina Castaño, 31 años menor que él, y Mariñas. Según relata el fotógrafo que tomó la instantánea, el escritor le dijo al periodista: «Prepárate que te voy a dar un regalo». Y sin más, le propinó un puñetazo y lo zarandeó para tirarlo a una piscina que había al lado. «¡Joder, Camilo! Bien está que me hosties pero no que me mojes», fue la respuesta del cronista social. Al parecer, la causa del enfado del Premio Nobel fue una información en la que Mariñas hablaba de que su reciente suegra, la madre de Marina Castaño, había intentado vender la exclusiva de su boda.

Y es que si algo ha caracterizado al que es considerado como maestro de los periodistas del corazón es que no se achantaba ante nada y ante nadie. Todo gracias a la pasión por su trabajo. Tanta, que ha estado publicando su columna, 'Verdades Piadosas' en la revista 'Diez Minutos' hasta el último momento. La semana pasada se publicaba la última, dedicada a Isabel Pantoja. Tanto el público como sus compañeros echarán de menos sus ácidos comentarios sobre la actualidad de la prensa rosa.