Imagen del vestido de la colección Zara Atelier igual al que llevó Marta Ortega en el desfile de Dior en Sevilla. / Zara

Zara lanza el vestido de Marta Ortega en el desfile de Dior en Sevilla

Es uno de los seis espectaculares vestidos que la marca pone a la venta en la segunda colección limitada de la línea Zara Atelier

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

Dior presentó el pasado 16 de junio su colección crucero en la Plaza de España de Sevilla. Un desfile épico al que acudieron multitud de personalidades de diferentes ámbitos. Entre todas ellas destacó Marta Ortega. La heredera del imperio Inditex acaparó los focos con un delicado vestido que se sabía firmado por Zara. Uno de los estudiados movimientos de la 'zarina' que hizo que la pieza se convirtiese en objeto de deseo al instante.

Casi dos meses después, todas las piezas del puzle encajan. El vestido forma parte de la colección 02 de la línea Zara Atelier, que este jueves ha salido a la venta en la web y en tiendas seleccionadas. Collection 02_The Dress presenta seis vestidos con identidad propia producidos en cantidades limitadas. En cada uno de ellos impera un estilo y un patrón únicos. Adornos, bordados y tejidos son los protagonistas de estas piezas repletas de cuidados detalles.

La línea Zara Atelier nació en 2021 con el objetivo de reinterpretar de una forma artística, diferente y sofisticada el fondo de armario femenino a través de diseños de alta gama y una artesanía exquisita. Estos conceptos continúan siendo el hilo conductor entre ambas colecciones, y lo seguirán siendo en las próximas cápsulas. Si la primera colección se centró en la prenda exterior por excelencia, el abrigo, el equipo de diseño de Zara apuesta ahora por el vestido.

El de Marta Ortega, a la venta por 299 euros, es un delicado kaftan que se convierte en un vestido de noche gracias a una lluvia de círculos, cubos y lentejuelas metalizadas que colocadas de manera organizada componen una liviana armadura en la parte frontal. Un efecto drapeado atenuado, la ligereza del tejido y sus aperturas laterales aportan naturalidad y movimiento. Mientras que su silueta híbrida y asimétrica, en la que se contrapone de manera armónica una manga de corte más clásico con otra al descubierto, confieren a este diseño un matiz tan atemporal como clásico.

Otra de la propuestas combina diversos estampados y ricos tejidos de Jacquard. que se superponen y entrelazan en un vestido de tonos intensos y vibrantes. Simula ser un conjunto de falda y cuerpo enlazados por un fino cinturón de piel en tono pomelo, que define la cintura y la silueta de este diseño de aire enseñador.

La versión más pop y divertida es sin duda un vestido corto de mangas globo, de colores vivos y enérgicos, que juega con diversos estampados en una mezcla irreverente que se acentúa por los destellos de varios parches-joya distribuidos a lo largo de la pieza.

Un universo romántico y punk son el escenario sobre el que se erige este vestido de escote en V, compuesto por la combinación de un Jacquard de motivos florales, un tejido de textura más rugosa y delicadas gasas, creando un efecto tan informal como sofisticado. Elementos del código más punk como tachuelas de metal envejecido y bronce se aplican sobre piezas de cuero, contrastando así con finas cintas de encaje, guipures o exquisitos parches en organza de tonos marfil, crudo y champagne.

Un cuerpo patchwork en tonos anaranjados compuesto por lentejuelas, pequeños abalorios y delicadísimas piezas que configuran una estructura tan minuciosamente pensada como orgánica, cobra aún más protagonismo mezclado con un georgette de seda, vibrantes tiras de color y un tejido acolchado de motivos florales abstractos. Esta parte superior contrasta y encaja a la perfección con la falda drapeada en color azul petróleo con el que acaba este vestido.

Por último, un exagerado volumen baby-doll en un vestido realizado en un ligero voile de algodón en tono crudo que contrasta con los rojos carmín y escarlata en los que están elaborados sus bordados realizados a mano. El efecto inacabado de los hilos que quedan suspendidos aporta cierto aire casual a esta pieza que proyecta un carácter más naive por su caprichosa silueta oversize, sus delicados acabados e intensos detalles de color.