Imagen de los fundadores de Arze: (de izquierda a derecha) Nunu Muñoz-Ramos, Abel Navajas y Álvaro Sancristobal. / arze

Las zapatillas deportivas españolas hechas con maíz

La marca valenciana sostenible Arze entra con fuerza en el mercado, agotando su primer modelo en menos de tres semanas

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

La sostenibilidad debería ser un imprescindible a día de hoy. Una base de la que parte la firma española de calzado deportivo Arze, que en tan solo siete meses en el mercado se ha hecho con un suculento trozo del pastel del calzado patrio. Y eso que ninguno de sus tres jóvenes fundadores tenía experiencia previa en el sector. «Veníamos de buenos puestos y posiciones directivas, pero decidimos arriesgarlo todo y dar el paso porque creíamos mucho en el proyecto. Nuestros amigos y familiares no entendían nada. Es un reto loquísimo, casi kamikaze», explican Álvaro Sancristobal, Nunu Muñoz-Ramos y Abel Navajas.

«El proyecto se gestó justo el mismo día que nos encerraron por la pandemia. En casa tuvimos mucho tiempo para pensar cómo lo haríamos, cuál sería nuestra propuesta y el tipo de producto que queríamos», comenta el trío de emprendedores. «La locura máxima -añaden- fue diseñar una zapatilla sin tener ni idea de lo que era ni siquiera una horma, pero sobre todo, hacerlo en remoto. ¡Todo un proceso de aprendizaje!». No fue hasta abril de este año cuando salió la marca tal cual la conocemos ahora, así como los modelos actuales de calzado.

Pese a las dificultades del proyecto y la gran competencia en el sector, supieron ver que solo había dos grandes bloques. «Por un lado las megamarcas con un posicionamiento muy global y un mensaje potente, pero muy centrados en márgenes y producción poco sostenible, y por otro -continúan- las marcas sostenibles, centradas en mensajes de sostenibilidad y producción sostenible». Ese hueco en el mercado entre los dos mundos era el suyo. «Nosotros siempre decimos que somos la primera marca de zapatillas sostenible que no habla de sostenibilidad, sino de generar buen rollo de los pies a la cabeza y potenciar lo bueno».

Para ellos la sostenibilidad no es solo producir localmente, con materiales sostenibles o reciclados, «sino también es consumir productos de más calidad y con un diseño atemporal. Que nos sirvan para mucho más tiempo, manteniendo ese punto de moda, y tengamos un consumo mucho más responsable. El consumir ropa por temporadas, el modelo 'fast-fashion', creemos que es un modelo perjudicial no solo para el medio ambiente, sino también para el consumidor y esa ansia de consumir y de querer estar a la última», por lo que plantean una cuidada estética retro en modelos muy básicos.

Todas las zapatillas de la firma valenciana cuentan con certificación PETA Approved Vegan y se realizan de forma artesanal en Elche. «Apostamos por la calidad y la producción local, favoreciendo al tejido industrial de la zona, así como a pequeñas empresas familiares. Además, también nos da una mayor flexibilidad para trabajar». Gracias a ellos logran dar una segunda vida a materiales ya utilizados y a residuos orgánicos, como el maíz. «De los restos del maíz se extrae una fibra sobre la que se fabrica nuestra piel vegana», explican de su material estrella, aunque también juegan con algodón con certificación de orgánico, polyester hecho de plástico reciclado extraído del océano o una mezcla de caucho natural y reciclado para las suelas.

Además de la fabricación artesanal, se apoyan en nuevas tecnologías, con foco en la denominada Generación Z (los nacidos desde finales de la década de los 90,​ a mediados de los 2000). «Hace poco lanzamos el primer sistema en toda Europa de venta por whatsapp totalmente automatizado mediante 'bots' e inteligencia artificial, que hasta META (la compañía dueña de Facebook) se mostró interesado en ella», cuentan Sancristobal, Muñoz-Ramos y Navajas.

En apenas siete meses desde su lanzamiento esta firma ha logrado hacerse un hueco a nivel nacional e internacional, estando presente en más de diez mercados. Un breve espacio de tiempo en el que han agotado -en menos de tres semanas- su modelo Taiga, el primero que fabricó la marca, con una plantilla de gel bio-compuesto con efecto antifatiga, y han sido llamados desde el popular programa de televisión 'La Resistencia' para calzar a David Broncano y su equipo. «Ver a Broncano entrevistando a Quevedo o a Danny Ocean con nuestras zapas, ¡es un puntazo! Y sobre todo si pensamos que llevamos medio año de vida y ya estamos ahí junto con Nike, Reebok o Adidas, que también son colaboradores. ¡Es flipante!».