Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de abril
Paco Rabanne. Vídeo: Atlas

Muere Paco Rabanne, el «metalúrgico de la moda»

Las complejas prendas futuristas confeccionadas con materiales como el metal y el plástico eran la seña de identidad del modista, que también triunfó en su faceta como perfumista

Viernes, 3 de febrero 2023, 19:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Coco Chanel bautizó al histórico diseñador Paco Rabanne como «el metalúrgico de la moda». Un genio de la artesanía que este viernes falleció a los 88 años en su casa de la localidad francesa de Porstall. El modista guipuzcoano, nacido Francisco Rabaneda Cuervo en Pasajes el 18 de febrero de 1934, gustaba de confeccionar complejas prendas futuristas con materiales como el metal y el plástico. Y es que de casta le venía al galgo, pues su madre fue la costurera jefa del maestro Cristóbal Balenciaga.

Sus reconocibles piezas geométricas de estilo industrial tienen su origen en sus estudios de Arquitectura, que llevó a cabo en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París. En Francia vivió desde que tenía 5 años, un par de años después del fusilamiento en 1937 de su padre, el general republicano Francisco Rabaneda Postigo. Un suceso que marcó la vida de un artista revolucionario y místico.

El primer trabajo que se publicó del modista fue en 1959, en la revista 'Women's Wear Daily', en la que aparecieron siete vestidos​ de líneas depuradas firmados por Franck Rabanne, su primer nombre artístico. Ya por aquel entonces diseñaba bolsos para Roger Model y calzado para Charles Jourdan.

En los 60, sus accesorios de fantasía confeccionados artesanalmente, como botones o bordados sin hilo ni aguja, se aplicaban a prendas de alta costura firmadas por el jefe de su madre, Balenciaga, pero también por Nina Ricci, Maggy Rouff, Philippe Venet, Pierre Cardin, Givenchy y Courrèges, con el que tenía muchas similitudes estéticas.

En 1966, en los fastuosos salones del Hotel George V, en la Ciudad de la Luz, mostró su primera colección, calificada como una línea de vestidos imposibles de llevar fabricados en materiales contemporáneos. Discos y placas dieron paso a cuero ribeteado, plumas de avestruz y aluminio. Fruto de su experimentación con materiales revolucionarios llegaron los vestidos de papel, el cuero fluorescente, el metal martillado, el punto de aluminio, la piel tricotada y, uno de los más populares de su carrera, el vestido de placas de oro con diamantes engastados.

En esa misma década se encargó del vestuario de Audrey Hepburn en la cinta 'Dos en carretera' (1967), y un año después del de la sensual Jane Fonda en 'Barbarella'.

La modelo Jackie Bowyer. con un traje de Paco Rabanne, en 1967.
La modelo Jackie Bowyer. con un traje de Paco Rabanne, en 1967.

Efectos luminosos y los volúmenes esculturales

Con el paso de los años, las colecciones de Paco Rabanne se enriquecieron con nuevos materiales tratados de manera poco convencional -tejidos luminiscentes, papeles metalizados, ante calado o trenzado de metal, cortinas de abalorios de madera- y formas espectaculares, como un peto con hombreras de metal martillado articulado, chaquetas esculpidas en piel, abrigos cometa, jubones de cota de malla y zapatos de punta curvada.

Un estilo que enfatiza en la década de los 90, multiplicando los efectos luminosos y los volúmenes esculturales con discos con efecto espejo, plexiglás, reflejos láser, fibra óptica... Trabajos que le valieron el prestigioso Dedal de Oro en Francia, concretamente por su colección primavera-verano de 1990. Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes en el año 2000, una década más tarde se alzó con el Premio Nacional de Diseño de Moda «por ser el diseñador español vivo más universal y por su gran aportación a todos los ámbitos de la cultura del siglo XX, creando un concepto que escapa a cualqueir clasificación convencional, al convertir la moda en expresión plástica de su tiempo».

Un perfumista de éxito

Pero no solo de moda vivía un artista inquieto como Rabanne. En 1969, con el lanzamiento de su primer perfume, 'Calandre', comienza una importante colaboración con el grupo español Puig. Seguirían 'Paco Rabanne pour Homme', 'Métal', 'La Nuit', 'Sport', 'Ténéré', 'XS', 'Paco', 'Ultraviolet', 'Ultraviolet Man', 'Black XS', 'Black XS pour Elle'​ y '1 Million', con un gran éxito de ventas.

Precisamente Jose Manuel Albesa, presidente de la división de belleza y moda de Puig, fue de los primeros en lamentar el fallecimiento de Paco Rabanne. «Hizo magnética la transgresión. ¿Quién más podría inducir a las elegantes mujeres parisinas al clamor por vestidos hechos de plástico y metal? ¿Quién sino Paco Rabanne podría imaginar una fragancia llamada Calandre (cuyo significado es 'parrilla de automóvil') y convertirla en un icono de la feminidad moderna? Ese espíritu radical y rebelde lo distingue: solo hay un Rabanne».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios