Imagen de uno de los diseños fruto de la colaboración de Manolo Blahnik y Birkenstock.

Manolo Blahnik se casa con Birkenstock

El artesano canario del calzado se alía con la marca alemana de los conocidos como 'zapatos feos' para una colección llamada a triunfar

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

Hace un año el colectivo artístico neoyorquino MSCHF elaboró las Birckinstock, unas sandalias de estética idéntica a las populares Birckenstock, la marca alemana cuyo calzado es conocido como 'uggly shoes' (zapatos feos), confeccionadas con pedazos de piel de valiosos bolsos Birkin de Hermès. Un negocio en el que no estuvieron involucradas ninguna de las dos famosas firmas. Una alianza por obligación que causó estupor en el sector de lujo. Un sector que se ha visto sorprendido de nuevo con otra alianza cuanto menos insólita, en esta ocasión de motu propio: la de Manolo Blahnik y Birckenstock.

Una extraña pareja pese a que el zapatero canario ya había mostrado su admiración por la firma alemana. Tanto la leyenda del lujo como su sobrina y CEO de la empresa, Kristina Blahnik, fueron fotografiados por Jack Davison en la su tienda de Old Church Street, en Londres, para la campaña Primavera-Verano de 2020. Lo curioso es que la marca no les proporcionó calzado. Ambos posaron con sus propias Birkenstock. Unos zuecos Boston adquiridos en 2010 en el caso del diseñador, y unas sandalias Gizeh del 2004 en el de su sobrina. Esa colaboración supuso el punto de partida para una unión aún mayor, cuyo resultado final es una colección llamada a triunfar por su calidad y estética, con los característicos ornamentos y símbolos creativos de Blahnik aderezando los icónicos modelos de Birkenstock, cuyos inicios se remontan al año 1774.

«¡Birkenstock ha estado en mi armario desde el principio de los tiempos! He amado y usado las mías durante muchos años. Estoy encantado de haber podido colaborar con la marca fusionando la estética de Manolo Blahnik con la comodidad diaria de Birkenstock. Ha sido simplemente maravilloso», asegura Manolo Blahnik, que en un vídeo promocional los aconseja hasta para casarse. «Birkenstock cuenta con unos valores, tanto de diseño como de marca, muy parecidos a los nuestros y ha sido un placer darles vida en la nueva colección Manolo Blahnik for Birkenstock. Nuestro objetivo era crear diseños atemporales y de la máxima calidad, pensados para ser atesorados y disfrutados. Estoy encantada con el resultado», añade Kristina Blahnik.

Imagen de algunos de los diseños fruto de la colaboración de Manolo Blahnik y Birkenstock.

Por su parte, Oliver Reichert, CEO de Birkenstock, ha mostrado también su entusiasmo por la colaboración con la leyenda del lujo, «cuya inigualable artesanía ha subido durante años el nivel de la fabricación de calzado. Presentamos una colección única, que fusiona nuestros diseños más icónicos con el estilo de Manolo Blahnik, dando como resultado una serie de piezas con una estética audaz y direccional que está a un nuevo nivel».

Tanto las clásicas sandalias Arizona, como los zuecos Boston, consiguen un aspecto lujoso al forrarse en majestuosos terciopelos fucsias y azules, con ribetes franceses forrados de microfibra y la reconocible hebilla de Birkenstock reinventada con cristales. También estará disponible una versión en suave piel negra de ambos modelos, con la plantilla anatómica de corcho cubierta de suave cuero. Se comercializarán con una exclusiva caja estampada con los tradicionales lunares de Blahnik, que celebró en 2021 sus cinco décadas en la moda. La primera parte de la colección estará disponible a partir del 24 de marzo y la segunda a partir de junio de 2022.