Borrar
Directo Descalabro de la UD, que recibe dos goles en dos minutos y ya va perdiendo
Un zapato de la firma Glent. r. c.
La horma del zapato perfecto

La horma del zapato perfecto

puntadas con hilo ·

La firma masculina Glent crea un sistema para facilitar la talla exacta del pie y los materiales más adecuados para cada pisada

Domingo, 18 de diciembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Dar con la horma del zapato más adecuado no es tarea baladí. El calzado industrial estandariza el proceso de fabricación de moldes, lo que provoca que «más de un 60% de las personas utilice zapatos que no son de su talla», explica Carlos Baranda, fundador y CEO de la firma masculina de lujo española Glent, en la que se denominan «artesanos digitales».

«Cuando iniciamos nuestra andadura como empresa siempre tuvimos claro que una propuesta artesana era y es válida siempre, pero también que vivimos en un mundo cada vez más digital», narra Baranda, que ensalza que «ese alma digital con la que nacimos nos ha impulsado a crear soluciones diferentes para un problema más habitual de lo que parece, que es el de encontrar el zapato perfecto». Esa fue la razón de que Glent -nombre que proviene de 'gentlemen', caballero en inglés- crease su línea a medida 'Perfect fit' (ajuste perfecto), generando una experiencia de ajuste única gracias a desarrollar su propia tecnología 3D para garantizar una medición volumétrica exacta.

No se trata de un mero escaneador. La firma es capaz de facilitar la talla exacta del pie, ofreciendo también una serie de recomendaciones personalizadas en relación a la piel, suela, el forro e incluso el tipo de fabricación que mejor se adaptaría a los hábitos y estilo de vida del interesado. Una herramienta nacida del trabajo de un amplio equipo de ingenieros, podólogos y expertos zapateros.

El proceso se inicia en tienda, con una entrevista personalizada en la que conocer variables como la frecuencia de uso del calzado, el tiempo diario empleado en caminar, las molestias habituales en zonas concretas del pie, el estilo de clima en el lugar de residencia, alergias e incluso información podológica como el uso de plantilla en el calzado habitual. Con estos datos, el cliente tendrá acceso a una medición de su pie en 3D con el asesoramiento del equipo de podólogos, para después poder elegir entre trece tipos de piel -de curtidurías españolas, francesas e italianas-, cinco colores, seis tipos de suela, diecisiete colores de costuras, quince colores de cordón y añadir un mensaje personalizado.

En total cuentan con más de 300 combinaciones posibles, siendo capaces de crear un calzado único que se adapte a cada pie teniendo en cuenta las tres medidas necesarias para un ajuste correcto: largo, ancho y altura del empeine. La finalidad de todo este trabajo, en el que se emplean entre cuatro y seis semanas para cada par tras un centenar de procesos, es conseguir una mayor estabilidad, sujeción al pie, adaptabilidad al terreno y retraso de la fatiga plantar.

Elche y Arnedo

Para hacer realidad el calzado a medida de Glent, empresa fundada en 2014, es necesaria la mano de maestros zapateros españoles de zonas como Elche (Alicante) y Arnedo (La Rioja). Profesionales dedicados durante generaciones a dominar técnicas como el cosido Goodyear, una de las más laboriosas en la que se consigue una pieza de mayor calidad y durabilidad, y la construcción guante para asegurar la máxima comodidad.

Los clientes que solicitan el calzado a medida, con un precio medio de 400 euros, «son hombres, habitualmente con perfil ejecutivo y alto poder adquisitivo, en búsqueda de estilo y elegancia. Hombres que dan prioridad al diseño del calzado pero también a la comodidad del mismo y que buscan calzado saludable (habitualmente utilizan plantillas podológicas en su calzado). Realizan viajes los fines de semana con familia y/o amigos y les gusta vestir elegante pero a la vez respirar informalidad. Son grandes consumidores de 'sneakers', incluso en sus looks más formales. Su vestuario aúna comodidad y funcionalidad», especifica Inmaculada Reinoso, directora de Marketing de Glent.

Actualmente el culto por la sastrería y la artesanía del calzado hecho a mano es un lujo por el que las firmas apuestan para marcar la diferencia. No se trata solo de distinguirse de manera estética, que también, sino por otras características como la sostenibilidad, durabilidad e innovación en el desarrollo del producto. Y más allá del lujo, es una necesidad, ya que los pies de cada persona son únicos, por lo que su calzado también debería serlo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios